Esta es la segunda parte de nuestra serie de dos partes sobre el film de la Twilight Zone: The Movie. Acá está la primera parte

It´s A Good Life

Tras la pequeña interrupción de Spielberg, la película regresa con probablemente el mejor y más inventivo segmento de todos.

- Publicidad -

La historia de una joven que busca hacer el bien ayudando a un niño extraviado, eso es, hasta que nos damos cuenta de que la casa, y el chico en especial, guardan un siniestro secreto.

Como la película ha venido haciendo hasta el momento, la historia está plagada de referencias a otros episodios de la serie. Ejemplo está en el lugar al cual la chica, interpretada por Kathleen Quinlan (Apollo 13, The Doors), se dirigía y venía está basada en el dos episodios: Homewood (Walking Distance) y Willoughby (el episodio lleva el mismo nombre). El nombre mismo de la chica, Helen Foley, viene del episodio “Nightmare As A Child,” un pequeño presagio de lo que vendría a ocurrir después.

Como mencioné al principio, luego de la encantadora e infantil de historia de Spielberg, este segmento trae de nuevo el horror y los elementos sobrenaturales con los que comenzamos la película. Aunque no ha llegado a convertirse en un clásico como es el caso del prólogo, Joe Dante hace un increíble trabajo dirigiendo uno de los mejores cortos sobre niños diabólicos.

Nightmare at 20.000 ft

Cuando uno piensa en La Dimensión Desconocida, lo más seguro es que el primer episodio que nos venga a todos a la mente es este clásico.

La historia de un hombre con fobia a volar (John Lithgow) que comienza a ver visiones de un hombre tratando de destruir una de las alas del avión. Sin embargo, cada vez que alguien mira hacia fuera, no sabe nada y todos comienzan a pensar que el tipo está perdiendo en la cabeza.

Según varios rumores, se tenía pensado traer al actor original, William Shatner, pero éste terminó rechazándolo por otros compromisos – más adelante, se haría un pequeño guiño a todo esto en un episodio de 3rd Rock From The Sun, serie protagonizada por Lithgow, en donde el capitán Kirk original resultó ser el líder de los extraterrestre y cuando John le pregunta como estuvo su viaje, se hace referencia de que el viaje fue horrible y ambos habían visto a un hombre en una de las alas.

De vuelta al remake, el chiste de una readaptación es que el director pueda traer su propio toque a la idea original. Sin embargo, con la excepción, del divertido final que conecta el film entero en este círculo vicioso, el prácticamente shot by shot resulta a lo sumo, bien decepcionante. En especial cuando tienes en cuenta que su director, George Miller, es probablemente uno de los más grandes visionarios del cine contemporáneo.

En fin…

La película termina con un pequeño giro inesperado, que no es más que el final del prólogo donde el protagonista del último segmento sobrevive al ataque y es llevado al hospital, sólo para encontrarse cara a cara con el diabólico pasajero interpretado por Aykroyd.

Y de la misma trágica en la que el fin concluye, así mismo terminó el rodaje mismo de la película. La recaudación fue pésima, con tan solo 30 millones a nivel mundial contra un presupuesto de 10 millones (eso sin incluir el costo de la publicidad, etc.). Lo cuál para una película producida por Steven Spielberg, basado en un clásico de la cultura popular, fue en definitiva un desastre.

En lo referente al crew, como anteriormente mencionado, la relación entre ambos productores del film terminó rompiéndose irremediablemente. Varios miembros del equipo técnico terminaron incluso cambiándose el nombre en los créditos para no tener asociación alguna con la película.

Mirando hacia atrás, tal vez el accidente fue un horrible presagio, una advertencia de que la película no debía haber ocurrido. Como tal vez, en una forma retorcida y de lo más irónica, el equipo de producción y el elenco quedaron atrapado en su propia experiencia a lo Dimensión Desconocida.

Años más tardes, la serie regresaría como un revival, la cual tampoco contó con mucho éxito.

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -