A todo mundo le gustan las películas. No a todos les gusta el cine, y eso está bien. Ha sido un largo viaje lleno de algunas de las mejores obras del séptimo arte. Durante el recorrido muchos aprendimos a amar el cine y a saber apreciar los diversos elementos que los componen. Empezamos con cintas accesibles para todo mundo, películas que exploraban las diversas facetas de la cinematografía hasta llegar a los clásicos. El último peldaño son los films que llevan todo lo aprendido hasta el extremo, dándole nuevos significados o despojándolo de su total valor. Las siguientes obras son algunos ejemplos de llevar lo aprendido a su punto más alto.

La siguiente lista no es un top. Son ciertas cintas que van desde lo virtuoso hasta lo experimental. Obras que buscan explorar los límites de la narrativa cinematográfica y su relación con el público, para utilizar todo lo que vino antes de ellas y cambiar nuestra perspectiva de lo que este arte puede hacer.

  • París, Texas (1984)- Wim Wenders

Un hombre camina por el desierto de Texas sin recordar quién es. Su hermano lo busca e intenta que recuerde cómo era su vida cuatro años antes, cuando abandonó a su mujer y a su hijo. A medida que va recuperando la memoria y se relaciona con personas de su pasado, se plantea la necesidad de rehacer su vida.

Cuando piensas en una de los films que mejor han plasmado el Oeste Estadounidense probablemente no pienses en una producción franco-alemana, pero París, Texas es una de esas joyas que sorprenden.  Tanto western como road movie que explora de manera intima la melancolía y la fragilidad de las relaciones humanas en un paraíso lleno de polvo.

  • Enter the void (2009)- Gaspar Noé

Oscar y su hermana Linda viven desde hace poco en Tokio. Él sobrevive traficando con drogas, ella trabaja como stripper en un club nocturno. Durante un forcejeo con la policía, Oscar cae herido tras un disparo. Aunque muere, su espíritu, fiel a la promesa de no abandonar a su hermana, rechaza abandonar el mundo de los vivos. Su espíritu vaga ahora por la ciudad y sus visiones son cada vez más caóticas.

Esta es tu oportunidad de experimentar estar bajo los efectos de LSD sin tener que consumir nada más que cine de calidad. Considerada como uno de los largometrajes más ambiciosos y bien logrados de la historia, Enter the void se atreve a experimentar y romper convenciones sin tener que sacrificar en ningún momento una historia atrapante y bien contada.

  • Koyaanisqatsi (1982)- Godfrey Reggio

Realizado entre los años 1975 y 1982, “Koyaanisqatsi” -primera parte de lo que sería luego una trilogía formada por Koyaanisqatsi (1982), Powaqqatsi (1988) y Naqoyqatsi (2002)- es un singular documental que refleja la colisión entre dos mundos obligados a convivir: por un lado la vida de los hombres en la sociedad moderna, la vida urbana y occidental, llena de tecnología, ciencia y consumismo. Por otro la naturaleza y el medio ambiente del planeta Tierra. Sin voz humana, tan sólo con el poder de las imágenes y la banda sonora minimalista.

Hablando de experiencias extra corpóreas, este documental que ha alcanzado el estatus de culto logra, sin palabras, hacer que te sientas pequeño como parte de algo superior y gigante abarcando todas las cosas que existen en un mundo fuera de balance.

  • The Five Obstructions (2003)- Lars von Trier, Jorgen Leth

En 1967 Jorgen Leth realizó un cortometraje de 13 minutos llamado “The Perfect Human”, un documental sobre el comportamiento humano. En el año 2000, Lars von Trier retó a Leth a rodar cinco “remakes” de dicho corto, cada uno de ellos obstaculizado por una condición que el realizador debía respetar escrupulosamente. El resultado, cinco variaciones sobre el mismo tema, es un inteligente ejercicio sobre el arte de hacer cine.

Considerado el movimiento más revolucionario en la historia del cine desde el vanguardismo francés, el Dogma 95 buscaba crear películas de calidad a través de las limitaciones. The Five Obstructions es una deconstrucción de la naturaleza del cine así como una invitación a crear a pesar de no tener grandes presupuestos.

  • In the mood for love (2000)- Wong Kar-Wai

Hong Kong, 1962. Chow, redactor jefe de un diario local, se muda con su mujer a un edificio habitado principalmente por residentes de Shanghai. Allí conoce a Li-zhen, una joven que acaba de instalarse en el mismo edificio con su esposo. Ella es secretaria de una empresa de exportación y su marido está continuamente de viaje de negocios. Como la mujer de Chow también está casi siempre fuera de casa, Li-zhen y Chow pasan cada vez más tiempo juntos y se hacen muy amigos. Un día, ambos descubrirán algo inesperado sobre sus respectivos cónyuges.

Hitchcock decía que lo más importante en un film era el guión, el director hongkonés tiene otra opinión. En esta segunda parte auto conclusiva de la trilogía del amor de Kar-Wai, se demuestra que se puede alcanzar la perfección sin uso de un guión regalándonos una de las mejores películas del siglo.

  • Holy Motors (2012)- Leos Carax

Un día en la vida de un hombre con múltiples personalidades: asesino, mendigo, ejecutivo, monstruo y padre de familia. El protagonista encarna personajes diversos como si se tratase de una película dentro de una película.

Es bastante difícil hablar de Holy Motors sin caer en sobre explicaciones o arruinar su gracia onírica y casi espiritual. La cinta de Carax es una oda al cine y al acto de encarnar a otras personas con el fin de contar historias.

  • Funny Games (2007)- Michael Haneke

Anna, su marido George  y su hijo de diez años se van a descansar a su residencia de vacaciones situada al lado de un lago. Nada más llegar, aparecen dos jóvenes aparentemente muy educados que dicen ser amigos de los vecinos y que les piden unos huevos. Remake norteamericano (casi una copia) de la película homónima de Haneke, de 1997.

Michael Haneke le interesa la relación del público con la obra. Funny Games utiliza los recursos y lenguajes propios del cine para tratar de desarrollar una serie de preguntas tales como en qué afecta la violencia ficticia al público y si este tiene una relación activa en el acto de espectar esa violencia, todo eso en el contexto de un thriller opresivo y demencial.

  • Synecdoche, New York (2008)- Charlie Kaufman

Caden Cotard es un director teatral que proyecta representar una obra utilizando una réplica de Nueva York, de tamaño natural, dentro de un almacén.

Si Holy Motors era una oda a la actuación, Synecdoche, New York es una carta de amor al cine en su totalidad y al acto de crear, ya sea armar utilería  hasta escribir una historia que quiera tocar los corazones del público. El proyecto de Caden es tan ambicioso como el de Kaufman: atrapar por un instante el espíritu humano y plasmarlo a 24 fotogramas por segundo.

  • Poesía sin fin (2016)- Alejandro Jodorowsky

A través de la lente autobiográfica de Alejandro Jodorowsky, ‘Poesía sin fin’ narra los años de juventud del artista chileno, durante los cuales se libera a sí mismo de sus pasadas limitaciones y se introduce en el círculo bohemio del Chile artístico de los años 40, donde conoce a Enrique Lihn, Stella Diaz Varin, Nicanor Parra y otros poetas, artistas y escritores.

Un brillante viaje sin rumbo y un festín para los sentidos, Poesía sin fin explora la vida, las inquietudes, la pasión y el erotismo de uno de los artistas más visionarios y controvertidos de la cinematografía mundial. Sin miedo a mezclar teatro, música o poesía para alcanzar su máximo esplendor. 

  • El cine serie B. El blockbuster. Todo lo que pueda entretener

No es ningún misterio que hay cierta pretensión y hasta arrogancia en algunas personas que se auto denominan cinéfilos. Que desprecian el “cine comercial” y cualquier otro tipo de película que consideren “poco artística”. No se gana nada con eso. Como hemos visto el séptimo arte rompe barreras, fronteras, géneros e historias buscan captar la atención de todo tipo de públicos. Se puede ver Sharknado, Avengers, Batman v Superman, Rápidos y Furiosos y Tranformers y a la vez disfrutar películas como las que hemos visto a lo largo de esta serie de post. El cine es para todos y el cine de entretenimiento es tan válido como cualquier otro. ¿Si puede disfrutar de todo lo que el maravilloso mundo del cine tiene por ofrecer por qué limitarte con sólo un poco?

Primera parte: Principiante

Segunda Parte: Medio

Tercera Parte: Avanzado

Comentarios

Comentarios