Si alguien nos dijera que salió una película basada en un libro de 1868, lo primero que pensaríamos sería “qué aburrimiento más grande”. Sin embargo el discurso que trae este libro del siglo XIX sigue teniendo inmensa potencia y es casi increíble que en pleno siglo XXI aún exista la necesidad de recordar que las mujeres son, básicamente, personas complejas y completas por sí mismas.

Habiendo tantas versiones del libro original, también podríamos pensar “para qué hacer otra”. Y aunque quizás este podría ser un punto importante, la verdad es que una historia tan compleja como lo es ‘Mujercitas’ se puede contar de infinitas formas. Me pregunto cuántas temporadas tendría la serie si hicieran una versión 100% fiel al libro o cuántas horas duraría la película. Porque por supuesto que para realizar un film de esta categoría, debemos dejar varias cosas del libro fuera y es eso lo que siempre preocupa más al público expectante.

En esta nueva versión dirigida por Greta Gerwig nos encontraremos con una exquisita cinta que destaca por los vestuarios, los hermosos lugares, el discurso no-lineal, la melancolía, la belleza, los sueños y los adorables personajes. ¿Adorables personajes? Pensarán quienes leyeron el libro y detestaron profundamente a ciertos personajillos, específicamente (solo por poner un ejemplo, ejem ejem) a la menor de las “mujercitas”, quien se caracteriza por ser vanidosa y por qué no decirlo, desagradable. Sí, adorables personajes, ya que en este caso específico (que sucede también con otros personajes no muy queridos), tanto Greta como Florence Pugh (la actriz que representa a la menor de las chicas) logran que este personaje ¡NOS AGRADE!, sí, logra que nos cause risa, que nos genere empatía e incluso ternura ¿pueden creerlo?. Y por supuesto, el resto de los personajes también encarnados por Emma Watson, Eliza Scanlen, Saoirse Ronan, Timothée Chalamet, Laura Dern, Meryl Streep, etc, también nos conquistan: cada personaje en su propia forma. Las actuaciones son muy parejas: sensibles, profundamente adorables y deliciosas. La química entre actrices y actores es tremenda y el nivel de trabajo para realizar tantas escenas ordenadamente desordenadas con tanta gente en ellas y en un espacio no tan amplio, es digno de una ovación de pie.

‘Little Woman’(título original) se caracteriza principalmente por tener un discurso que apela al alma: es una película realizada desde el corazón y eso es palpable desde el momento en el que comienza la cinta para mantenerse hasta el final. Y para que esto suceda, debemos darle el crédito no solo a la dirección sino que a cada una de las personas que trabajaron para esta obra de arte que te destroza el corazón para volver a pegar sus pedacitos uno a uno y hacerle cariño hasta que cicatrice lo más sanamente posible.

Sí, nos encontramos frente a una obra de arte: risas, llantos, alucinación, melancolía y belleza. Todo esto y mucho más es lo que nos trae la nueva versión de ‘Mujercitas’. Las licencias que la directora se toma en esta adaptación, demuestra que una misma historia se puede contar de muchas maneras. Y que aunque cambiemos u omitamos ciertas cosas, mientras mantengamos la esencia, la versión original será inmortal.

Comentarios

Comentarios