Película del director Steven Soderbergh del año 2011 protagonizadas por Matt Damon , Jude Law, Kate Winslet, Gwyneth Paltrow, Marion Cotillar.

Una historia que nos narra el inicio y recorrido de uno de los contagios más grandes, el MED 1,que inicia en hong Kong – China (coincidencia, ¿no?). El filme nos da detalladas pinceladas del mundo culinario en las calles de este país donde veremos la insalubre manipulación de alimentos y los diversos tipos de animales que son comercializados para el consumo de las personas.

Es así como podremos ver a este virus habitar de persona en persona, sin importar raza, estatus social, profesión o edades. En un momento se comienza a desmoronar la vida de cada ser humano y el incansable intento por encontrar la cura. Se logra descubrir un cultivo genético para en fetos de murciélagos (…) pero, al ser tan grande la cantidad de personas contagiadas (2.5 millones de personas en EE.UU. y 26 millones de personas en todo el mundo), dichas vacunas son sorteadas en una tómbola, la cual es solo para gente no contagiada, es decir, la gente contagiada no tenía salida más que la muerte. Podremos ver cómo surge el peor lado de nuestra raza, impulsado por la desesperación absoluta y la histeria colectiva.

Finalmente podremos conocer la razón inicial del virus: la ingesta de animales, en este caso no tan ficticio veremos como un lechón infectado por un virus de murciélago es preparado en la cocina de un famoso restaurant chino donde las manos del cocinero darán inicio al imparable virus que acabara con gran parte de la población al tener contacto con la paciente 0. Una interesante salida que hoy podría llevarnos a frenar el calentamiento global ¿No?

Al ver Contagion podremos reflexionar muchísimo sobre diversos temas que hoy tocan la puerta de nuestra realidad, uno de ellos es ver a los animales como objeto de consumo, mas allá de la crueldad que se ejerce contra seres tan puros e inocentes, es la total y completa irresponsabilidad hacia el equilibrio natural de la vida, seamos sinceros, sin dejáramos de comer animales, podríamos alcanzar vidas muchísimos más sanas y plenas en muchos niveles.

Por último, en estos tiempos tan oscuros que estamos viviendo, tratemos de emplear la conciencia, empatía y por sobre todo el amor. Disfrutemos del presente que se aleja a pasos agigantados. Valoremos el poder mirar una vez más el rostro de nuestras familias (las que nos tocó y la que elegimos). Cuídense, cuiden a sus seres queridos y a quienes son más vulnerables a la pandemia que hoy afecta el mundo.

Comentarios

Comentarios