Dark, primera serie original de Netflix en alemán, debutó en la plataforma el 1 de diciembre de 2017 como una alternativa “adulta” a Stranger Things.

Creada por Baran bo Odar y Jantje Friese, la producción alemana nos sitúa en el pequeño pueblo de Winden, hogar de una planta nuclear cercana a cerrar sus puertas el año 2020, y sitio donde las extrañas desapariciones de niños funcionan como punto de partida para plantearnos una serie de misterios y situaciones fuera de lo común.

Ocupando un recurso bastante usado por la industria como son los viajes en el tiempo, la serie nos presenta las suficientes variables para convertirse en un producto completamente nuevo e interesante. Al jugar con la temporalidad se dificulta el entendimiento para el espectador, no nos proporciona otros datos más que el año en que comienza el episodio, alternando en diferentes líneas temporales (casi) siempre sobre el mismo personaje.

Con la primera temporada, Dark logra alejarse completamente de las iniciales comparaciones con Stranger Things, por la complejidad de su argumento, el desarrollo de los personajes, y el uso de distintos recursos científicos y filosóficos que te estaremos compartiendo en las próximas entregas de este artículo, sigue atento.

Comentarios

Comentarios