Uno de los estrenos literarios que trae Lenguaraz

Una interesante mirada a la vida de Rodrigo Rojas de Negri, que nace desde los ojos de alguien que estuvo cerca sin conocerlo. Amigos en común, un par de años de diferencia en la edad, la misma ciudad que los acogió durante el exilio. Por otro lado, no nos presenta a este protagonista como un héroe o un mártir, sino como un ser humano con defectos y virtudes.

Rodrigo Rojas de Negri. Hijo del exilio, nos embarca en la investigación de uno de los casos más emblemáticos conocidos de violación a los derechos humanos en la historia de Chile, cuando el actuar militar en medio de la dictadura, atentó contra la vida del joven fotógrafo en medio de una protesta en contra de los acontecimientos sucedidos en el país, quemándolo vivo.

En este retrato nos embarcamos en la corta vida de Rodrigo. Hoja a Hoja vamos descubriendo más de su espíritu libre, de sus amor por la fotografía y la relación con su familia, especialmente con su madre, su vida en Chile, el exilio que lo tuvo viviendo en Washington y el regreso a su tierra natal, en la que no pensó que terminaría con su vida en las circunstancias en las que terminó.

Al conocer la historia de Rodrigo Rojas de Negri, ya sea por medio de la historia, de películas o los libros, las preguntas que nos surgen ante el terrible hecho que culminó con la vida del joven, son varias las preguntas que nos hacemos: ¿Por qué quemaron a Rodrigo? ¿Por qué volvió a Chile? ¿Cuál es su relación con Carmen Gloria Quintana? ¿Por qué? ¿Por qué? y un millón de veces por qué… En Hijo del Exilio, podemos conocer a acercarnos a varias respuestas ante ese por qué. En su investigación, la académica Pascale Bonnefoy, nos entrega varios extractos que nos ayudan responder varias preguntas, aunque en Chile, sabemos que hasta el día de hoy, no hay respuestas referentes a la dictadura. Ahí es donde se nos escapa un frustrado ¿Por qué? o un desesperado ¿Dónde están?.

RODRIGO ROJAS DE NEGRI / UN EXILIO SIN RETORNO – Sus fotografías son atemporales y reflejan en un sentido estético y político de lo cotidiano, lo íntimo y lo público, desplazando los cánones de la fotografía documental a múltiples representaciones. Es así como esta se revaloriza, pues no es solo el acto de capturar un instante para registrarlo dentro de una historia (como tantas veces se le ha catalogado), sino también un soporte para plasmar visiones profundas y críticas que surgen desde lo autoral. El acercamiento de Rodrigo Rojas De Negri a la fotografía obedece a la melancolía del exilio, la nostalgia y su inquietud por retornar a Chile. Fueron su infinita curiosidad por la vida, las situaciones familiares y momentos políticos los que marcaron su historia. Sus fotografías son un relato contado en primera persona. Al enfrentarnos a ellas, estas se transforman en el espejo de nosotros mismos, incluso de aquellos momentos en los que no reparamos, y generan en nuestra memoria las fotografías que nunca captamos. Su mirada autoral logró fundirse con el aparato fotográfico, incorporándolo a su existencia hasta hacerlo desaparecer. Para Rodrigo, la cámara se volvió una extensión corporal.

ADQUIERE EL LIBRO AQUÍ

Comentarios

Comentarios

VíaMundo Películas
Artículo anteriorOvertoun libera su Nuevo Álbum “This Darkness Feels Alive”.
Artículo siguienteSilvestre: Una guía de productos naturales y para emprender