Ya se encuentra disponible en Netflix la serie que aborda la temática LGBT+ en la adolescencia, específicamente en la época en la escolar, con todo los conflictos internos y externos que puede implicar ‘salir del closet’.

Para muchos y muchas de nosotros puede resultar una historia completamente nueva y refrescante, tal y como la vemos en la pantalla, pero la verdad es que Heartstopper nació en el 2016 producto de un webcomic que se volvió muy popular, y que luego lanzó varios libros. En 2019 se supo que habían vendido los derechos para realizar una adaptación, donde fue Netflix quien tomó la historia para presentarnos a sus tiernos protagonistas en una primera temporada de 8 episodios.

Un chico conoce a otro chico. Se hacen amigos. Se enamoran. Cuando el adorable Charlie y el fan del rugby Nick se conocen, pronto descubren que su improbable amistad crece hasta convertirse en un inesperado romance. Charlie, Nick y sus amigos deben transitar ese camino de descubrimiento y aceptación, ofreciéndose unos a otros la contención que necesitan mientras aprenden a encontrar su ser más auténtico.

Lo más destacable de Heartstopper, es la inocencia a la que nos transporta. Para quienes ya no estamos en la etapa adolescente, independiente de la orientación sexual, es inevitable sentirse identificado con sus protagonistas y la ternura propia de esos primeros encuentros inocentes, cuando estas enamorado a temprana edad. En este punto es inevitable reconocer y aclamar el increíble casting que tiene la serie. Joe Locke (Charlie), su protagonista, dibuja a la perfección la inocencia, la timidez y la bondad de su personaje lleno de buenas intenciones. Mientras que Kit Connor (Nick Nelson), destruye el estereotipo de el deportista cool que necesita humillar al resto para sobresalir, mostrando empatía hacía sus compañeros y dejándose llevar por las emociones.

Este tipo de series, como también pasa con Sex Education, son el tipo de contenido que no solo cumplen con entretener, sino que es lo que muchos necesitamos en nuestra época escolar, y que es maravilloso que hoy puedan consumir las nuevas generaciones, porque en esta trama, podemos conectar profundamente con el sentir de sus personajes desde una mirada interna y externa, sobre lo que puede afectar o aportar la conducta del entorno ante personas de la comunidad LGBT+. Y es que es tal la conexión de los protagonistas, que a momentos, casi nos ponen las mariposas en el estómago a nosotros del espacio intimo al que nos invitan a formar parte.

La serie la completan Yasmin Finney, una actriz trans femenina que da vida a Elle, una chica trans femenina que debe dejar a sus amigos del colegio para irse a uno de chicas, William Gao interpretando a Tao, Corinna Brown (Tara) y Rhea Norwood (Imogen), una pareja lésbica, Sebastian Croft, entre otros. Drama y humor son cosas aseguradas en esta hermosa y luminosa serie, que además nos regala destellos de la increíble Olivia Colman.

En esta primera temporada que cuenta con 8 capitulos de entre 25 a 30 minutos de duración, se abarcan los dos primeros libros. La autora de la novela gráfica, Alice Oseman, confirmó que se encuentra trabajando en el quinto tomo de la saga. Es por eso, que aunque Netflix no lo ha confirmado aún, que se esperaría que Heartstopper cuente con al menos 3 temporadas.

¿Ya la vieron? ¿Qué les pareció? Dejen sus comentarios.

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -
VíaMundo Películas
Artículo anterior‘LA MUJER DEL VIAJERO EN EL TIEMPO’ LLEGA A HBO MAX
Artículo siguienteBad Bunny se une al universo cinematográfico de Marvel