El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu (15 agosto – 1963), dentro de toda la gama de artistas latinos, se ha ganado un lugar por un gran talento y rigurosa visualidad en sus películas. Ya cuenta con cuatro galardones de los premios Óscar y tantos otros premios en reconocidos festivales internacionales.

Su trayectoria más reconocida comienza con el estreno de Amores perros (1999), cinta desoladora y crudísima que relata tres historias distintas que se encuentran conectadas en algún punto del film. La película se ganó varias nominaciones, incluida una de mejor película extranjera en los Óscar y, a su vez, le dio el salto a la fama a Gael García Bernal.

Luego de este gran triunfo dirigió el film 21 gramos (2003), protagonizado por los reconocidos actores Sean Penn, Naomi Watts y Benicio del Toro. En 2005 realizó la película Babel, donde recurrió a Brad Pitt, Cate Blanchett y Gael García Bernal para que la protagonizaran. Después de lanzar este film se le conoció como “la trilogía de la muerte” a sus tres primeros trabajos, ya que cada uno enlaza historias y tiempos no lineales y, desde luego, se destacan por seguir una línea creativa propia del director, que a través de un gran equipo de trabajo, logra profundizar en un guion altanero,  con un uso de recursos audiovisuales muy prolijos y una selección de historias que van directo a la vena emocional del espectador.

En 2010 salió a la luz Biutiful, película que se adjudicó el premio Cannes a mejor actuación masculina por parte del actor Javier Bardem. Así mismo, la cinta fue destacada en diversos festivales llevándose varias nominaciones. La historia, tal como sus trabajos anteriores, relata realidades difíciles y tristes sobre la vida, donde el drama de sobrevivir de los protagonistas es un continuo tensar de reflexiones.

Birdman or the unexpected virtue of ignorance (2014) es su cuarta película estrenada y, a mi parecer, alcanza un punto máximo en su carrera cinematográfica. La trama, el sonido, el guion, la fotografía, etc., están muy bien trabajados y se aprecia una evolución en cuanto a sus temáticas, arriesgándose a nuevas miradas, encuadres y decisiones visuales que hacen de esta cinta una joya llena de virtudes. Claro es que puede haber ciertos reproches en cuanto al movimiento de cámara o al argumento en que se basa la historia y su correlativa expresión visual, pero no por menos se llevó cuatro premios Óscar incluyendo mejor director, guion original, fotografía y película.

Su último trabajo fue The revenant (2015) protagonizada magistralmente por Leonardo DiCaprio y Tom Hardy. Esta película le valió el esperado Óscar a mejor actor a DiCaprio y por segundo año consecutivo a Iñárritu, por mejor director. Basada en la novela de Michael Punke, El renacido relata la historia de un moribundo hombre que se ve perdido en el bosque donde sufre la traición de sus pares y en estado crítico decide sobrevivir a como dé lugar para poder vengar la muerte de su hijo. Basta decir que el film fue aclamado por la crítica y recibió por ende varios premios.

Alejandro González Iñárritu, logra tras esta gran trayectoria, levantar el cine latino y desplegarlo en lugares ajenos y sin mayor conocimiento del gran talento que tenemos como sudamericanos. Relevancia que ha ido subiendo de nivel a través de la mente creativa de estos artistas.

¿Cuál es tu favorita de Iñárritu?

Comentarios

Comentarios