Ready Player One ha sido catalogada por cierto sector de la critica como un popurrí de referencias a la cultura geek, como un bait para aquellos que aman ver sus hobbys y pasiones antes considerados patéticos como parte de la cultura pop. Un producto elegante, fresco y cool. Así que es un buen momento para hablar sobre las referencias, los plagios y homenajes en el séptimo arte. Sus diferencias y por qué son tan importantes.

Nos gustan las referencias. La característica principal de estas es hacer apología a una obra o evento no relacionado directamente a dicha obra.  El Capitán América entiende la referencia de Nick Fury a El mago de Oz. Snyder en sus películas El hombre de Acero y Batman v Superman tiene dos temas a los que hace constante referencia: Los comics y el mito judeo cristiano del Mesías. En sus películas, Snyder utiliza el lenguaje cinematográfico para recrear pinturas o incluso fragmentos bíblicos llevando dichas referencias a su máxima expresión. El objetivo de las referencias en el cine es diverso, pero generalmente buscan ampliar el universo narrativo mencionando otras obras que refuercen la idea que el director o los personajes quieran tratar.  Ya sea que tu protagonista es el salvador de la humanidad o que el villano va a controlar a todos como si de monos voladores se tratase.

- Publicidad -

Si hablamos de homenajes hablamos de Quentin Tarantino. Tarantino ha forjado su filmografía en un principio: homenajear a sus maestros. A diferencia de la referencia, el homenaje es una conversación personal entre autores, puede pasar desapercibida ante al espectador sin que este se vea incapaz de entender el significado de la película, la escena o el dialogo. Pocos de los que vimos Pulp Fiction sabíamos que el icónico twist era un homenaje a 8 ½ del maestro Fellini. Sin embargo, disfrutamos la escena en su totalidad al punto de volverla un hito que a inspirado aun más homenajes.

Una obra como un todo puede existir sin las referencias y los homenajes, pero cuando es un plagio no se sostiene sobre sí misma, sino que se apoya en mayor o menor medida en contenido robado. Pulp Fiction sigue funcionando sin la mítica escena de baile. Avengers sigue siendo la película que es, aunque no mencionen El Mago de Oz. Pero The Matrix (demandada dos veces) no sería The Matrix sin Ghost in the Shell, Dr. Who y principalmente la novela gráfica Los Invisibles, de Grant Morrison. El plagio de las Wachowski es un tema del que se ha hablado largo y tendido y daría pie a otro post. Los plagios ocurren cuando los autores toman elementos de obras ya existentes para “crear” una obra nueva. Y el cine está lleno de estos.

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -