El álbum contiene 8 canciones compuestas y escritas en su totalidad por Junno y producidas por Jorge Guri (ex Florian Droids) en Lúcuma Estudio en Costa Rica. El tema central de la obra musical es detallar algunas caras de la violencia que sufre un joven, además de la ausencia de amor y su respuesta impulsiva, que a su vez genera más violencia.

En cuanto al sonido, el artista buscó fusionar una estética ochentera pero traída al 2020. Lo que generó un híbrido, que sin duda es distinto a lo que pasa hoy en el Pop y el Rock latinoamericano. Para lograr ese objetivo, se utilizaron instrumentos vintage como una drum machine Yamaha RX5 que suena en 7 temas del disco y teclados analógicos de la década de los ochentas. Junno y Guri son los únicos músicos que se escuchan en el álbum
ya que Junno grabó todas las guitarras, bajos y voces; mientras que Guri programó las baterías y grabó los teclados.

Junno nace como el proyecto pop rock solista de Andrés Salazar (guitarrista y vocalista) a finales de 2018 en Costa Rica bajo la fuerte influencia de Charly García y Luis Alberto Spinetta.

Junno aseguró sobre el disco recientemente lanzado que: “Quiero hacer llegar mi música a la mayor cantidad de oídos latinoamericanos posible, ya que confío en que es fácil sentirse identificado con la música”. 

Sobre la recepción del público, el artista no tiene dudas: “Pueden esperar una historia diluida en 8 canciones y que tiene momentos que sube y momentos que baja, no solo en la narrativa si no también en la música. Ritmos funky, buenos riffs, melodías que se quedan pagadas, letras interesantes, bajos grandes, baterías gigantes, camas de teclados, solos de guitarra entre otras cosas van a poder escuchar”, comentó. 

Comentarios

Comentarios