Gracias al sello argentino MOJO artistas como la Sonora Palacios, Amerikan’ Sound y Los Hermanos Bustos ya están presentes y por primera vez en las principales plataformas digitales.

Según los datos entregados por Spotify hace unos días, se determinó que los chilenos reprodujeron más de 19 millones de horas de cumbia desde enero a la fecha; concluyendo que 1 de cada 5 chilenos ha escuchado una canción de este estilo, lo que se refleja en un 22% del total de los usuarios del país. Las ciudades más “cumbieras” son Santiago, Concepción, Viña del Mar, Temuco y Puerto Montt.

Este 2020 gracias a la distribuidora y sello musical argentino MOJO podemos disfrutar de verdaderas “joyitas” de la cumbia nacional en plataformas como Spotify, Youtube, Instagram y Facebook. Nunca en Chile se había trabajado en la digitalización de todo este material discográfico, correspondiente a uno de los estilos musicales más consumidos en nuestro país, principalmente en regiones. Para este Año Nuevo pandémico que se deberá celebrar en casa, no puede faltar una playlist especial para la ocasión, es por esto que MOJO hizo una lista donde se puede encontrar lo mejor de la cumbia chilena con los mejores éxitos del momento y clásicos inolvidables en Spotify. Se puede encontrar como “MOJOLATAM”.

MOJO nació en Argentina el año 2014 como una oportunidad para acompañar a numerosos artistas independientes, sobre todo de música tropical, que eran sumamente exitosos con sus shows y recorrían el país de punta a punta, pero no tenían la relevancia ni presencia en medios digitales. En el 2019 el sello cruzó la cordillera y llegó a Chile con el fin de rescatar y digitalizar todo el repertorio musical de los artistas tropicales, desde los nuevos hasta los más clásicos, como la Sonora Palacios, Amerikan’ Sound, Los Rancheros del Río Maule, Los Hermanos Bustos, Caro Molina (“La Rancherita”), Grupo Hechizo, entre otros. Actualmente todos ellos tienen sus respectivas cuentas en las distintas aplicaciones streaming y redes sociales con todo su catálogo.

Antes de esto, era tanta la informalidad del mercado chileno de la cumbia y música tropical, que ni los mismos artistas contaban con su propio material. En varios casos el equipo de MOJO tuvo que hacer compras por MercadoLibre o plataformas similares para conseguirlo. “Estamos hablando de materiales que ni siquiera tienen dos décadas y no estuvieron digitalizados ni en CD, eran lanzamientos que solo conocieron sus estrenos en vinilo, en discos de pasta o en cassette. Así es que hubo mucho esfuerzo en la digitalización de éstos“, cuenta Tomás Talarico, el fundador y director de la compañía.

En Chile hay artistas con grandes catálogos, que tienen un capital sonoro espectacular, grandes intérpretes vocales, lo cual fue una de las primeras impresiones que tuvimos y creemos que al igual que en Argentina el mercado chileno está presentando mucha informalidad. Vemos que hay grandes catálogos de artistas muy relevantes que están siendo monetizados por terceros sin derechos, y conociendo la experiencia que hemos tenido creemos que podemos darle al artista chileno un valor agregado en términos de lograr curar su catálogo, hacerlo de una manera muy efectiva, conectar con su audiencia toda su música y también generar una relación entre la compañía y el artista que sea clara y transparente en lo que hace al cobro de sus regalías“, agrega Tomás.

Sin duda, para los artistas de cumbia de mayor trayectoria, con éxitos que vienen desde los 80’s, la digitalización de sus canciones y la necesidad de estar presentes en las redes sociales está haciendo un cambio de paradigma para ellos, y MOJO ha sido esencial para este proceso.

MOJO se inició con el objetivo de velar y proteger los derechos de los artistas, luego comenzó a trabajar en poner en el centro de escena a la música tropical, y ahora también acompaña y trabaja junto a sus artistas para que se encuentren preparados en la nueva ola que se está generando debido a la rápida y extensa digitalización de contenidos y nuevos métodos de difusión.

El modelo de MOJO es único en la región, ya que son una distribuidora y sello híbrido donde si bien el componente tecnológico de la compañía es muy importante, también entregan un servicio que incluye un día a día con un equipo de trabajo que está a disposición de los artistas ofreciendo todas las áreas y aspectos de un sello. “Acompañamos al artista en una calendarización de contenidos, como así también en su estrategia para generarlos y cómo trabajar también su catálogo“, explica Tomás. En Argentina, MOJO trabaja con artistas como El Pepo, Mala Fama, El Dipy, El Mago y la Nueva, Román El Original, Mak Donal, Mozthaza, entre otros.

Comentarios

Comentarios