La artista de origen islandés, Björk, por su cuenta de Facebook lanzó una reflexión sobre el acoso sexual. Quiso aprovechar el revuelvo que está causando las acusaciones de abuso y acoso sexual de Harvey Weinstein.

La cantante habla sobre su película y el director danés con el que trabajó, sin decir su nombre. Pero sabemos que se refiere a Lars Von Trier. Al ser acosada y rechazarlo, dice que el director la dejó con todo el equipo como una actriz bastante difícil para trabajar. Por otro lado, afirma que el acoso sexual en la industria es a nivel universal.

“Porque vengo de un país que es uno de los que tiene mayor equidad de género en el mundo, y hoy tengo una posición de poder y fuerza con la carrera que he hecho en el mundo de la música y con independencia que he ganado con esfuerzo. Se ha hecho muy claro para mí que en la profesión de las actrices, mi humillación y rol como un ser menospreciado y abusado era una norma, y trabajé con un director y un equipo de docenas, que lo dejaron pasar y alentaron el abuso.”

“Debido a mi fortaleza, mi gran equipo y porque no tengo nada que perder y ninguna ambición en el mundo del cine, es que me alejé y me recuperé durante años. Sin embargo, estoy preocupada por otras actrices que trabajan con el mimo hombre no puedan hacer lo mismo que yo. Él estaba en total conocimiento de su ‘juego’ y estoy segura que la película que hizo después, estuvo basada en sus experiencias conmigo. Porque fui la primera que se enfrentó a él, y no le dejé salirse con la suya”, concluye la cantante.

 

Como mencioné anteriormente, la cantante no dice nombres pero se refiere a su trabajo Dancing in the dark del año 2000, y la película que siguió fue Dogville en 2003, dirigidas por Lars Von Trier.

Por otro lado, la cantante afirma que después de su experiencia y enfrentamiento con el director, su trato con las actrices mejoró. Finalizando el comunicado con la esperanza de que más actrices y actores ayuden a detener esto.

Comentarios

Comentarios