Cuando no sepas a donde ir… refúgiate en esta película.

Dirigida por Matías Bize y escrita por Julio Rojas, La Vida de los Peces es de esas cintas que te invitan a viajar al pasado. A tener una conversación con nosotros mismos recordando a esa persona que se escurrió como agua en nuestras manos, pero que sigue ahí, punzante en alguna parte de nuestro cuerpo.

Mirar esta película me hace pensar en ella. Me hace ir a esas memorias que compartimos y tener ensoñaciones con recuerdos inexistentes de todas aquellas cosas que no hicimos o no alcanzamos a realizar antes de que la marea terminara por tapar todo lo que fuimos…. O no fuimos. Hablar de esta película también tiene sonido… un vaivén entre El Universo que no fue y Nubes.

La banda sonora de La vida de los peces también tiene historia. Si enumeramos las canciones también es un suceso de hechos que finalmente llevaron a ponerle un punto a esa historia, por la que durante años te negaste a cerrar por mantener viva la esperanza: Fue bueno verte, Nubes, Mis Mejores Recuerdos, Caminando, Te Llamé, El Universo que no fue…

Esta última canción es parte de la última escena de la película, en la que su director, Matías Bize, grabó con Santiago Cabrera 59 veces, hasta quedar conforme. Todo esto mientras la melodía sonaba a todo de volumen, para que el actor pudiera sentir mejor la emoción de aquella despedida.

AQUÍ TE COMPARTIMOS LAS MEJORES FRASES DE ‘LA VIDA DE LOS PECES’:

¿Nunca te han dados ganas de quedarte en algún lugar?

  • Espérala. ¿Hace cuanto que no la ves?
  • Harto.

… Y ahora míranos, desconocidos hablando del pasado. Siempre del pasado…

  • Fue bueno verte.
  • Ella me habló mucho de ti.

Si no te veo, suerte. Te deseo mucha suerte.

  • Nunca pensé que me llevaría recuerdos de mi propio país.

¿Sabías que el semen es bueno para las arrugas? Se descubrió, o lo descubrieron unos investigadores de una universidad, no me acuerdo, pero era una universidad prestigiosa, y ellos eran investigadores sobre el envejecimiento prematuro, y también, como tú, se metían a ver sitios porno, y se dieron cuenta de que las porno star no tenían arrugas en la cara, y era porque les llegaba semen en la cara y entonces descubrieron que podía haber una relación entre el semen y las arrugas y ahora todas las cremas caras usan semen, pero no lo dicen, porque nadie quiere echarse semen en la cara.

♫ No creo en ángeles guardianes ni en dioses vigilantes en mi no espero inviernos anormales que indiquen las señales del fin, del fin… ♫

  • Que heavys son las páginas donde se supone todo el mundo es tu amigo. ¿No las encontrai invasivas?
  • Totalmente.
  • Pero igual estamos ahí. Con nuestras fotos y secretos.
  • Sabes que pensé… En todo el tiempo que estuvimos… Nunca bailamos.
  • Si, nunca bailamos. Nunca hicimos muchas cosas. Nunca viajamos juntos.

… como si él no se quisiera ir… como si estuviera esperando algo…

  • ¿Quién dijo que eran mis mejores recuerdos?
  • Ok. Nadie lo dijo.
  • Son mis mejores recuerdos.

… pero siempre quedo con la sensación de que me lo he perdido todo, que no he visto casi nada.

Hablo de dejar a alguien. Dejarla no con certezas, sino con ambigüedades. Dejar a Beatriz… Le dije: “Quiero que nos tomemos un tiempo, tres meses. Nos conocíamos desde siempre, no era sano no probar estar separados. Entonces me fui a recorrer Europa, a la vuelta se suponía que nos juntaríamos a tomar un café. Incluso definimos lugar, la hora y todo.” Y yo le diría: “sabes fue un error quiero estar contigo.” No sé si ella llegó a ese café. No sé.

  • Quizás era la edad, pero la única persona con que podía estar y tenía esa sensación de eternidad, de no pensar en el fin, fue, no sé, contigo.

¿Hicimos lo correcto o no? ¿Estás feliz?

  • – ¿Por qué viniste?
  • – Porque te quería ver.
  • – ¿Y qué esperabas encontrar? Las personas siguen viviendo. Es bien fácil andar de viajero en tránsito, viendo el mundo como turista. Lo difícil es quedarse y bancarse el día a día. No puedes aparecer así, removiendo todo, como si yo tuviera que pedir perdón por mi familia, por tener algo.
  • – ¿Vamos de aquí? Vámonos de aquí en serio.
  • – Eres tan egoísta.
  • – Sí, soy egoísta.
  • – Quizás antes hubiera aceptado tu “vámonos de aquí”. Pero es que ahora tengo algo. ¿Quieres que cambie algo por nada?

Pero te mentiría si te digo que no pienso en cómo será otra vida, cómo será estar contigo. Si hubiéramos tenido hijos, si estaríamos en medio de una tormenta de nieve o en un verano recorriendo un pueblito empedrado. O las cosas simples: comprar frutas, pagar alguna cuenta, ir a comprar un regalo. No es que esté mal, no es que no quiera lo que tengo. Es sólo que no puedo evitar. Quisiera asomarme y mirar, mirar otra vida.

  • Te ofrezco empezar de nuevo. Las mellizas, tú, yo, de nuevo.
  • Si lo hago, serás capaz. Serás capaz de sostenerme y darme fuerzas.
  • Sí.
  • Vamos.

FRASES ELIMINADA:

  • Bowie… No alcanzo a sorprenderme y se pierde entre la gente. Entro al baño. Y veo que no tiró la cadena… Miro por un rato el wáter pensando que lo más íntimo de Bowie está flotando y comprendo que él y yo somos, básicamente, iguales. Luego tiro la cadena… Eso… Entre Bowie y yo…

Nunca he sido escéptica en el amor. He sido práctica. Hay mucha diferencia entre ambos puntos.

  • El universo se divide tantas veces como posibilidades existan en el futuro. Y estamos al mismo tiempo en todas esas realidades alternativas posibles. El número de escenarios alternativos es infinito.

He pensado una y otra vez en qué voy a decirle cuando la vea. Con ella no podía haber dudas. No hubiera sido justo estar con dudas. De pronto nos avisan que vamos a embarcar. Hago la fila para abordar, y a medida que me acerco a la puerta, siento miedo. Mucho miedo… y no quiero tomar una decisión en ese momento. Entonces me salgo de la fila… Y no vuelvo.

  • Es una medida de protección para no olvidar.

Quiero decir que es tan difícil finalmente encontrar a alguien, la persona que siempre quisiste, que si uno la encuentra necesita de alguna manera… Hacer todo mal y sabotearlo. He pensado mucho en eso… ¿Por qué uno sabotea lo que tiene, por qué uno se las arregla siempre para destruir lo que debería estar bien?… Mira, ves una película muy buena, es tan buena que te pones ansioso y no quieres que se termine y listo, ya estás pensando en el final. Que vas a comprar el dvd, que la vas a ver con más calma, que se la vas a mostrar a no sé quién… pero NUNCA la ves con más calma porque el momento de la felicidad era ahí, en el cine.

  • Pero entiendes que no tienes derecho a ser egoísta. Y sabes por qué. Porque te perdiste todo. Trozos completos de tiempo, de detalles.

¿Cuál es tu frase favorita?

Comentarios

Comentarios

VíaMundo Películas
FuenteBenjamín Scott
Artículo anteriorEntre ellas: una obra sobre mujeres y pandemia
Artículo siguienteExperimento Sabroso” El Nuevo EP de la banda nacional Radio Pakal.