WandaVision de Marvel Studios es el primer producto televisivo original de la compañía en este año 2021, a través de la plataforma de Disney+. Como antecedente para esta serie, tenemos el final de Avengers Endgame, en donde vimos a Wanda junto a Clint al pie de un lago en un escenario agridulce, pues si bien, pudieron vencer a Thanos, eso no fue suficiente para sanar el dolor de las pérdidas de Natasha y Vision respectivamente. De esta escena precisamente, es donde nace la idea, de los hechos que ahora estamos viendo en estos dos primeros capítulos.

La dinámica que nos presentan en la historia es sencilla y directa, punto a favor para WandaVision, los creadores no se complican en responder preguntas tales como, “por qué”, “cuando”, “quien es”, y es que precisamente la lógica de estos dos primeros episodios es que no exista una lógica, nos sirven para conocer la atmósfera de los personajes, para disfrutar del ambiente sitcom, para disfrutar las referencias a las series de televisión sesenteras como “Hechizada” o “Mi bella genio”.

Sin embargo, a pesar de la ficción, el pasado y el presente del universo cinematográfico de Marvel está muy presente, valga la redundancia, pues ambos capítulos incluyen comerciales, en los que podemos apreciar los nombres Stark, Strucker y Hydra; que son claramente los temores y traumas de Wanda. Y eso nos da como respuesta, que los demonios de Wanda están más presentes que nunca. 

Y hablando de demonios, bueno como paréntesis, debo decir que en general los personajes que vemos como los vecinos y los compañeros de trabajo de Vision tienen un comportamiento normal, pero la secuencia de la cena en el primer capítulo, sí que fue terrorífica; los comportamientos de personajes como Agatha Harkness, Dottie, “Geraldine” (Monica Rambeau), y esta pareja de ancianos, nos muestra que no todo es felicidad y tranquilidad en esta “realidad”.

Vemos un helicóptero rojo, sangre a color en un escenario a blanco y negro, un agente tratando de comunicarse con Wanda a través de un radio común y corriente, y en el final del segundo capítulo en donde vemos a un agente de Sword emerger de una alcantarilla con un traje especial, vemos como Wanda retrocede el tiempo, para evitar esta situación, entonces claramente podemos llegar a la conclusión de que, Wanda está consciente en esta realidad falsa, y que además de eso, ella tiene el control sobre esta.

Respecto al look de la serie está increíble, Marvel acertó con su propuesta sitcom, el ambiente está allí, funciona, y lo más importante, no deja de ser Marvel en ningún momento. Las actuaciones de Elizabeth Olsen, Paul Bettany y Kathryn Hahn no solo cumplen, sino que la rompen completamente, con certeza no puedo encontrar ningún punto negativo, así que no me imagino lo grande que serán los próximos capítulos.  

Comentarios

Comentarios