Tras la muy comentada participación de Netflix en el Festival de Cine de Cannes 2017, donde participó con películas como Okja y Los Meyerowitz (que fueron abucheadas intensamente por la audiencia durante su proyección), se abre otra vez el conflicto con respecto a los requisitos que debe tener un filme a la hora de ser considerado para el galardón.
Ésto resulta a raíz de la modificación que anunciaron las entidades responsables del festival el año pasado para poder participar: Las películas que quieran ser parte de Cannes, deberán estar en la cartelera francesa por lo menos una semana. Condición que va en contra de la política de Netflix.
Si bien esta nueva norma no impide que la empresa de streaming muestre sus películas, este miércoles, el jefe de contenido de Netflix, Ted Sarandos expresó que la plataforma estaba evaluando no participar.
“Queremos que nuestras películas estén en terreno justo con todos los otros cineastas. (…) Hay un riesgo en que nosotros actuemos de esta manera y que nuestras películas y cineastas reciban un trato irrespetuoso en el festival. Han marcado el tono. No creo que sea bueno para nosotros estar allí”, declaró Sarandos a Variety.
Para este año, Netflix contemplaba presentar cinco producciones fuera de competencia: Roma de Alfonso Cuarón, Norway de Paul Greengrass, Hold the Dark de Jeremy Saulnier, la versión completa de The Other Side of the Wind de Orson Welles y el documental They’ll Love Me When I’m Dead.
Según Sarandos, la nueva regla impuesta en el festival, “fue implícita sobre Netflix”, y expresa; “…Elegimos ser el futuro del cine. (…) Si Cannes decide quedarse pegado en la historia del cine, está bien”.

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -