Me acuerdo que alguna vez hablando con mi mejor amigo él me hizo un planteamiento que si uno lo mira con objetividad termina siendo muy filosófico. 

“Si usted quiere poner a prueba la amistad, haga la siguiente pregunta”, me dijo y continuó,  “Si su mejor amigo lo llama en medio de la noche contándole que acaba de asesinar a una persona y le pide ayuda para enterrar al muerto, ¿usted lo haría?”, hubo un silencio y terminó de sentenciar: “si usted no está dispuesto a ayudarlo entonces realmente no es una amistad fuerte”. 

Con esa premisa se construye ‘Super Dark Times’, una película que mide la vara de la amistad y pone a prueba la confianza entre un par de adolescentes. Hay errores que pueden dañar la vida de una persona, y si se trata de un accidente, ¿por qué no ocultarlo? el problema, es que cómo hace uno para descubrir que realmente se trata de un accidente. 

Creo que algo muy importante del planteamiento que me hacía mi mejor amigo es la palabra “dispuesto”, porque no se trata de ser parte de un crimen, sino de estar dispuesto a ayudar a esa persona que uno quiere por encima de cualquier norma… el amor, el cariño o llámenlo como lo quieran llamar debería ser tan fuerte, que uno esté “dispuesto” a arriesgar inclusive su libertad, al final, uno acepta a los amigos no por sus aciertos, sino por sus errores, ¿no? 

Claro, el desarrollo del argumento de la película se va hacia otro lado y tienen que verlo porque resulta bastante impactante, no solo desde el hecho gráfico de la película, sino también desde lo profundo que resulta, nos hace preguntarnos, ¿qué tipo de gente nos rodea? Sabemos todo sobre la vida de las personas, pero no sabemos nada de la persona. 

Al final el protagonista de esta película termina cayendo en una complicidad ingenua, de la que nosotros a toda costa deberíamos huir en la vida real. Hay que estar muy atentos. 

Por Marcelino Cuéllar Castro

Comentarios

Comentarios