Si no has vivido bajo en una cueva en los últimos meses, habrás oído el nombre de La Casa de Papel, también conocida como Money Heist. La adquisición española de Netflix explotó en todo el mundo, y muchos la alabaron como la serie más excelente de la última década.

Ahora, tras cuatro temporadas, la serie ha empezado a desmoronarse. Mientras que las dos primeras temporadas consiguieron envolver una historia corta llena de amor y drama, los hombres y mujeres con monos rojos parecen ahora perdidos.

Esta producción consiguió enganchar a los espectadores con una historia de ritmo rápido y unos personajes excelentes. El grupo de ladrones con monos rojos y máscaras de Dalí, que en lugar de hacerse ricos jugando en un casino como playcity, decidieron ir a por la Real Casa de la Moneda y planear un atraco de la talla del éxito que ha tenido alrededor del mundo y que  se convirtió en un símbolo icónico de la resistencia contra el capitalismo.

Pero, en las últimas temporadas, la escritura se siente torpe, el drama se amontona y la serie parece quedarse sin ideas argumentales.

Información

Las dos primeras temporadas de La Casa de Papel son lo mejor de la serie. Los guionistas tenían una trama clara en mente, que fueron capaces de ejecutar con gran valentía utilizando el presupuesto de Netflix. Los actores hicieron un trabajo fantástico, y los fans eligieron a sus favoritos entre el variado grupo de personalidades.

Trama

La trama gira en torno a un grupo de delincuentes y ladrones reunidos por el enigmático Profesor. Éste ha estado planeando robar la Real Casa de la Moneda de España y entrena al grupo durante cinco meses.

El espectáculo se centra en los meticulosos planes y las contingencias específicas del Profesor. Ha preparado a su grupo de actores para todos los giros que puedan encontrar. Los ladrones, vestidos con monos rojos y máscaras de Dalí, asaltan la Real Casa de la Moneda y toman como rehenes a las personas que se encuentran dentro.

Planean imprimir 2.400 millones de euros en billetes imposibles de rastrear mientras la policía asedia el exterior. El Profesor tenía varias reglas sobre el grupo, entre ellas no tener nombres reales ni relaciones personales.

Aunque la banda lleva el nombre de varias ciudades, las relaciones personales y los complots imprevistos ponen en peligro el atraco. Mientras el Profesor orquesta el robo desde fuera, la inspectora Raquel Murillo y su compañero Ángel le pisan los talones.

La tercera temporada sigue las consecuencias del robo cuando las autoridades atrapan a la banda. Esto les obliga a volver a unirse y asaltar el Banco de España, para buscar la liberación de uno de los suyos.

Con una escritura desordenada, un dramatismo excesivo y una lluvia de balas y explosiones, esta temporada sentó unas bases poco sólidas para una historia débil que no tiene mucho que ver con un atraco.

Reparto y personajes

Álvaro Morte interpreta al cerebro del atraco. Es El Profesor, que recluta y entrena al equipo bis y planifica todas las contingencias.

Pedro Alonso interpreta a Berlín, su amigo íntimo y el líder de la banda. Berlín es un psicópata narcisista y enfermo terminal, que nos da algunos de los mejores momentos.

Alba Flores brilla en el papel de Nairobi, una falsificadora de primera clase que domina sus escenas y a los hombres que trabajan para ella con facilidad. Es un cóctel embriagador de inocencia juguetona y liderazgo rápido.

Úrsula Corbero y Miguel Herrán son la pareja joven y enamorada cuyas relaciones a menudo hacen tambalearse los engranajes del plan. Como Tokio, Corbero también sirve de narrador poco fiable de la serie.

Paco Tous y Jaime Lorente interpretan al dúo padre-hijo de Moscú y Berlín, mineros encargados del túnel de escape. Drako Peric completa la banda con una de las interpretaciones más memorables como el gigantesco mercenario Oslo, mostrando una gran profundidad emocional.

Itziar Ituno interpreta al avispado inspector Murillo, encargado del caso en la primera temporada.

Revisión detallada

Una razón importante para la popularidad de esta serie televisiva fue que no había habido nuevas incorporaciones en el género de robos o atracos. The Italian Job y la trilogía de Ocean’s fueron excepcionales, y nadie más se ha molestado en entrar en el estilo.

Por fin, los aficionados tenían una serie sobre un atraco meticulosamente planeado, que estaba llena de giros, algunos predecibles y otros no, todos ellos emocionantes. Esta producción lleva consigo el encanto de la televisión española, encontrando subtramas de amor y relaciones en medio de un gran robo.

Si bien es una serie entretenida, calificarla como una de las mejores es una exageración. Los actores son estupendos y nos dan personajes icónicos a los que amar y odiar, pero el guión es flojo y los diálogos poco imaginativos.

La mayor parte del atraco gira en torno al plan maestro del Profesor, que ha previsto todas las contingencias, pero hay múltiples agujeros argumentales y un exceso de dramatización. La tercera y la cuarta temporada tardan demasiado en arrancar, y está por ver cómo concluirá la serie.

Los constantes gritos de los personajes te distraen de la trama, y la policía queda como la más tonta. El segundo atraco también parece menos pensado que el primero, y rápidamente se convierte en algo mucho más. Si bien es una serie entretenida que logra impactarte de vez en cuando, no es la mejor serie de esta generación.

Reflexiones finales

La Casa de Papel es un viaje emocionante y entretenido, con giros a la vuelta de cada esquina. Si no te pones a pensar y a criticar, es una serie divertida con una horda de grandes personajes.

La escritura podría haber sido mejor, y las últimas temporadas se sienten prolongadas, pero los finales con cliffhanger te mantendrán enganchado.

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -
Artículo anteriorTelepáticos presenta su nuevo material y lo celebra con un sorteo
Artículo siguienteThe Great: Conversamos con Gwilym Lee y Bayo Gbadamosi