La historia sobre cómo cayó el fundador, presidente y director ejecutivo de Fox News tras las acusaciones por acoso sexual en su contra, llegó a la pantalla grande protagonizada por las mujeres que obtuvieron este logro. La primera entrega sobre temáticas inspiradas en el movimiento #MeToo nacido en redes sociales para denunciar conductas de abuso y acoso sexual en la industria del entretenimiento, música, ciencia e incluso política, cumple perfectamente con los requisitos básicos: es correcta, entretiene y probablemente ninguna de las personas involucradas en la historia verdadera se sintieron extremadamente ofendidas (ojo: EXTREMADAMENTE, porque ofendidas, probablemente sí se sintieron).

Pero antes de hablar de la cinta en sí, hablemos de la mente creadora. Pocas veces (por no decir ninguna) ocurre que se contrata a una directora o a una guionista para hablar sobre temáticas masculinas. Sin embargo cuando es al revés, eso sí sucede y bastante más de lo que debería. Aquí nos encontramos con una película que aunque habla de una temática indudablemente femenina, está dirigida, escrita, musicalizada y editada por hombres. Sí, al menos estamos visibilizando historias reales de mujeres reales, sin embargo esperemos que con las entregas futuras de las obras inspiradas en el movimiento #MeToo, la industria se “moje el potito” y se arriesgue a contratar directoras y guionistas mujeres. También más camarógrafas, editoras, montajistas y toda la gama de trabajos posibles que existen detrás de la cámara. Porque no basta con poner la cara de tres mujeres en el afiche: necesitamos contar nosotras mismas nuestra propia historia.

Una vez dicho esto, enfoquémonos en lo que es la película en sí. ‘Bombshell’ (título original) es un film que aunque podría ser inmensamente dramático y denso, realmente logra mantener un ritmo agradable y liviano. La historia, por muy perturbante que sea, no se centra en subjetividades ni emocionalidades, sino mas bien en los hechos concretos que sucedieron en este tiempo, saliendo del morbo y de las imágenes explícitas (en general). El film es entretenido, gracioso, los personajes son inmensamente interesantes (algo común al basarse en personas humanas de la vida real) y las actuaciones son fabulosas; sobre todo de la protagonista estrella y diosa contemporánea Charlize Theron, quien merece ovaciones de pie durante horas eternas. Realmente es aquí donde la cinta brilla más: en la ejecución de las fantásticas actuaciones que tiene ‘Bombshell’.

La cinta por su parte es correcta, entretenida, muy ad hoc a los tiempos que corren y qué mejor que aprovechar la contingencia para hacer películas y llenarse los bosillos ¿verdad? (O eso es lo que, adivino, debe pensar la industria). Sin embargo la historia termina repentinamente y si ya sabíamos que el acoso sexual es algo que debemos erradicar, ‘El Escándalo’ no nos entrega muchos más mensajes que este. Quizás, para las mujeres será fácil empatizar desde un punto de vista personal. Quizás, hombres y cualquier otro género humano que haya vivido una situación similar o que al menos se haya encontrado con alguien cercano con alguna historia parecida, también vea una historia que le llegará. Sin embargo para una persona que ve esta película como una historia lejana, el horror de lo que vivieron estas mujeres y de lo que viven hoy mismo otras mujeres en situaciones similares, no se termina de transmitir al público. Existen algunas escenas que nos rompen el corazón, sí, pero no son suficientes para abordar la profundidad de la situacion. Esto no tiene por qué ser ni malo ni bueno, simplemente es una característica a considerar.

‘Bombshell’ funciona más como historia entretenida que como crítica social/política, a pesar de que sí hay una crítica en el simple hecho de hablar sobre el tema. A veces esperamos de estos horribles acontecimientos que la película que se base en ellos debe replicar ese mismo horror, pero ¿por qué? ¿por qué esperamos de esta historia que salga una cinta devastadora, angustiante, estremecedora y trágica? Muchas veces si esto no se cumple podríamos pensar que se está invisibilizando el verdadero infierno por el cual pasaron estas personas, lo cual podría ser válido desde cierto punto de vista. Sin embargo también hay que reconocer que dar visibilidad a este tipo de historias, es un avance y por lo mismo ya nos encontramos con un aporte justo y necesario. Necesitamos todos los puntos de vista posibles y aquí tenemos uno. Un punto de vista que se desarrolla de forma pareja desde el principio del film hasta el final, con momentos incómodos y tensos, pero también con momentos entretenidos y sobre todo tragicómicos. Y es que si hay algo que reconocerle a ‘El Escándalo’ es esto: lo bien tratada que está la tragicomedia y lo incómodo que resultan los detalles divertidos en un contexto profundamente dramático, produciendo así una película inteligente.

Por Macarena Carrere

Comentarios

Comentarios