Jeffrey Epstein financiero estadounidense condenado por tráfico y depredador sexual de menores, detenido en dos ocasiones; la primera denuncia se realizó en 2005 por parte de un padre que lo acusó de acoso a su hija de catorce años, Epstein se declaró culpable y estuvo recluido trece meses; en ese proceso judicial se identificó al menos a 36 adolescentes, varias menores de 14 años. Jeffrey es arrestado nuevamente en julio de 2019, por el mismo delito con cargos federales. El 10 de agosto del mismo año se informaba de su suicidio en el Centro Correccional Metropolitano de Manhattan.

Posicionándose en el puesto número uno de los contenidos más vistos en la plataforma, “Epstein: asquerosamente rico”, más que tratar la vida e investigación de los crímenes del magnate, se centra en las victimas y como fueron rotas sus vidas.

A pesar de mostrar conexiones con altas esferas tales como Donald Trump, Kevin Spacey, Bill Clinton y el Príncipe Andrés, el documental no busca ahondar en esos aspectos, sino que, profundizar en la red de menores que reclutaban otras menores aun siendo víctimas. Como así mismo plantea el misterio de las circunstancias de la muerte del magnate.

Si bien no se sabe con exactitud cuántas menores fueron víctimas de esta red, se cree que el número se eleva a cientos, la mayoría adolescentes de precaria situación económica. Cuatro horas de cinta parecen no alcanzar para desenterrar todas las aristas de esta historia, de la que, definitivamente aún falta mucho por saber, sin embargo, es un muy bien punto de partida para empezar a interiorizarse en infinitas teorías sobre lo que pudo haber pasado.

Comentarios

Comentarios