Después de un accidente automovilístico, un arquitecto queda en estado de coma entrando a un universo paralelo donde todo pareciera regirse por leyes físicas completamente diferentes a las de la vida en completa vigilia. Aquí descubrirá que tanto él como las otras personas atrapadas en este mundo tienen capacidades diferentes a las de la vida en consciencia y deberán enfrentarse a enemigos monstruosos que los podrían acarrear a que su estado de coma se transforme en la muerte absoluta. 

La cinta rusa, dirigida por Nikita Argunov, es una película principalmente de acción y fantasía visualmente muy similar a películas como ‘Inception’ o ‘El Origen’ en español: edificios doblados, construcciones que vuelan, espacios terrenales que no tienen lógica realista y básicamente un inmenso universo surrealista que atrapa al público en un instante. Una cinta que basa su atractivo en efectos visuales de CGI, inmensamente atractiva, absorbente y asombrosa. Esto definitivamente es el punto más alto de lo que sería la segunda cinta de Nikita Argunov, por lo que si eres de ver películas como esta definitivamente ‘Koma’ (en su idioma original) es para ti.

Sin embargo a pesar de que la estética, la fotografía y el diseño de este film es prácticamente perfecto, la historia sí deja mucho que desear. Lamentablemente el desarrollo de la misma es inmensamente predecible (al menos el primer y segundo acto), los personajes son directamente un cliché cinematográfico y la representación de género simplemente no existe: tenemos solo una mujer dentro de los personajes principales que solo cumple el objetivo de ser el objeto de deseo del protagonista y nada más que eso. Sí podemos rescatar de la historia que hacia el final agarra vuelo y quizás tiene un par de situaciones sorpresivas que mejoran bastante el primer y segundo acto, lo cual nos deja con una sensación positiva al terminarla. Muchas gracias tercer acto por esta inmensa mejoría.

Una cinta bella con una historia que, aunque no sea la mejor del mundo, sí cumple su función de entretener y un final sorpresivo que nos deja con satisfacción, ‘Sumergidos: Estado de Coma’ es un film para pasar el rato, divertirnos y que definitivamente nos saca de esta realidad pandémica en la cual se ha transformado nuestra cotidianidad para introducirnos en un mundo nuevo lleno de situaciones de ensueño y fuera de lo cotidiano.

Comentarios

Comentarios