Durante los últimos meses y en medio de la actual pandemia, diversas producciones a lo largo del mundo se han realizado a pesar de las condiciones adversas, para reflejar la situación que se está viviendo en las más diversas latitudes. Una de las más recientes surgió de nuestro país: se trata del cortometraje “Mensajes perdidos”, el más reciente trabajo del realizador Jorge Yacoman, en el que a través de videollamadas realizadas desde 11 países en tres continentes, más de 40 personas, entre ellas el reconocido actor Alfredo Castro y la actriz argentina Paula Flaks, sostienen diálogos íntimos en medio de su confinamiento dirigidos a un interlocutor, que en este formato pasa a ser el mismo espectador.

En sólo nueve minutos y medio, el corto reúne videollamadas provenientes de países tan diversos como Chile, Argentina, Estados Unidos, México, Italia, Francia, Polonia, Finlandia, Ecuador, China y Sudán. 

Yacoman —quien además de darse a conocer en los últimos años con sus largometrajes “La comodidad en la distancia” y “Fragmentos de Lucía” ha destacado como escritor con sus novelas “El vestigio del silencio” y “Espejos de una ausencia”— explica que su idea con esta nueva producción era “reflejar un poco cómo hemos estado interactuando a la distancia con los demás durante la pandemia, mostrar las falencias de esta comunicación virtual, la dependencia de la tecnología y cómo todo lo virtual pasa a ser real y a veces se pierde el cable a tierra o incluso el sentido de la vida misma”.

En el corto también participan el cineasta Martín Pizarro Veglia (“Crisis”, 2017) y los actores Benjamín Ávila (quien actuó en el corto “Al atardecer“, también hecho en pandemia) y Américo Muñoz de Viña del Mar, Jorge Fuentes, Constanza Blanco y Malicho Vaca de Santiago, el vocalista y guitarrista de la banda Beso Lésbico, Lagarto Mendoza, y Akseli Kouki de Helsinki, entre varias personas sin experiencia actoral que respondieron a la invitación del director via redes sociales. “Quería que fuera lo más diverso posible”, cuenta Yacoman, “que participara toda la gente que quisiera. Incluí a todas las personas que me mandaron videos. A muy pocos les di indicaciones específicas; me interesaba recrear situaciones que ellos mismos hubieran vivido durante el encierro”. Por otra parte, el diseño sonoro estuvo a cargo de la argentina Florencia González Rogani que ha trabajado en películas como “Rojo” de Benjamín Naishtat y “Más que hermanos” de Arianne Benedetti, y Fernando Ribero hizo la mezcla de sonido.

Comentarios

Comentarios