El ambicioso proyecto de A.D.A.M que no deja indiferente a nadie, muestra el gran resultado por medio del lanzamiento de su cortometraje.

En una futurista República de Chile, la detective Joyce Nova se ve involucrada en un horrendo crimen que intenta ser ocultado por la estructura política gobernante. El deseo de venganza hace que su ideal de justicia se vuelva difuso, desdibujando las líneas de la moral que la regían. Es aquí donde interviene su Autómata dedicado de Asistencia multifuncional, o A.D.A.M., quien intervendrá para salvarla de un camino sin retorno.

En este proceso, A.D.A.M. adquiere protagonismo, asumiendo un camino propio de crecimiento cuando, a través del cálculo y el análisis de probabilidades, se encuentre en un espacio donde se pierde la automatización y se gana la autonomía; la sensación de “ser”.
 
La historia forma el eje argumental de A.D.A.M., el cortometraje de género, dirigido por el actor, guionista, productor y director, Pablo Roldán López, quien inició su relación con el cine en el año 2006, cuando participa como actor y supervisor de efectos digitales en el cortometraje llamado “Star Wars Renaissance”, ganador del premio People’s Choice en el festival de cine ATOM, co-producido por Lucasfilm y patrocinado por George Lucas.

En 2010, Roldán comienza su carrera como cineasta, con el corto “Enemigo Lejano”, que le permite ganar en 2013 el Aspiring Filmmaker Contest, organizado por Sony Pictures International y Quentin Tarantino para el estreno de la película Django Unchained. Roldán fue el representante de Sudamérica y, con 9 cineastas de todo el mundo, dirige un extracto del guión original de la película para dar su propia versión. Desde ese momento, Roldán no se detiene y hoy ya ha dirigido once cortometrajes y escrito dos largometrajes.
 
En 2019 publica su primer libro, la antología de cuentos de suspenso ciencia ficción y terror titulada “Desde los miedos”, una antología de guiones cinematográficos adaptados como cuentos de rápida lectura, entre los que se encuentra A.D.A.M.

Entrevista con Pablo Roldán:

¿Atreverse a realizar ciencia ficción en Chile es muy complejo?

Desde que comencé en esto del cine, en 2004, mi meta siempre fue hacer ciencia ficción. De hecho, la primera vez que forme parte en esto fue en “Star Wars Renaissance”, donde participé como actor y supervisor de efectos digitales. En ese momento me di cuenta que eso era hacer cine, que se podía hacer, que era posible. Fue muy importante para mí, porque yo vengo de una generación en donde estudiar cine era muy poco probable, nadie se imaginaba estudiando cine. Hoy uno puede estudiar cine en una universidad estatal, con crédito, pero yo salí en el año 90 de cuarto medio y era otro mundo.

¿Cómo nace la idea y la necesidad de llevar a ADAM a la pantalla?
PR: Yo, generalmente, tengo arranques de creatividad que me vienen de pronto con ciertas imágenes. Es como Tarantino cuando cuenta que con Kill Bill él tenía la idea de una novia que era asesinada el día de su boda. Esa es la imagen que da inicio a todo el proceso. Para mí lo are A.D.A.M. Es similar, aunque no igual. Fue bastante trabajado porque eran muchas ideas que yo tenía dando vuelta y se consolidaron de pronto en este mundo, porque realmente es un universo que no es solo este corto, es mucho más… por eso queremos hacer el largometraje, obviamente. En el 2018 grabé un cortometraje que se llama HORSEPOWER, que cuenta la historia de un tipo que roba autos último modelo. Fue ahí cuando me di cuenta que, técnicamente, tenía a mi alcance todos los recursos para hacer un cortometraje como yo esperaba.

El trabajo de efectos que tiene este cortometraje es muy bueno, ¿con quién lo trabajaste?
PR: Los efectos especiales fueron todo un tema en A.D.A.M. Para mí era muy importante no tomarlos a la ligera; era tan relevante como cualquier otra decisión creativa respecto al corto. En buen chileno ‘no podíamos güatear’ y la verdad, la vara se puso muy alta desde la primera vez que yo dije ‘acción’, porque yo no había tratado nunca con Alejandra Araya, y me voló la cabeza ver lo que podíamos conseguir en términos de casting y todo… y lo que logramos con la dirección de fotografía y la cámara y todo… y ahí dije ‘aquí hay que invertir porque no podemos hacerlo a lo amigo y pasó mucho tiempo en donde incluso en un último momento estuve a punto de hacer los efectos yo, porque algo de experiencia tengo, pero no soy experto, y por esas cosas de la vida apareció Kathryn Ross, que es una artista digital de efectos muy talentosa, muy buena, que vive en el Norte, Antofagasta si no me equivoco, y que justo estaba estrenando una revisión de Superman The Movie (1978). Ella estuvo cerca de dos años trabajando en su casa con sus equipos revisionando la película, añadiéndole unas escenas nuevas que se consiguió y dándole vuelta a los efectos especiales y yo vi su trabajo y dije ¡waw! y, por suerte, ella quiso involucrase en el proyecto y ahí esta el resultado: los efectos están al mismo nivel que el resto de nuestro cortometraje.

Sin duda, el elenco fue un acierto, principalmente A.D.A.M. que, sin necesidad de efectos, crea un personaje que funciona bien por si solo… Para ti, ¿Qué es A.D.A.M?
Para mí A.D.A.M. es una doble analogía: por un lado con respecto a la tecnología y al efecto que puede tener en nosotros y en nuestra sociedad, en los seres humanos, de manera positiva y negativa, porque puede ser un apoyo, una ayuda, una herramienta, y también puede controlarnos y en algún momento enjuiciarnos y condenarnos. Eso por un lado, y por otro, es un símil con la fuerza policial de Chile y Sudamérica, en cierta medida. Representa la fuerza desmedida de personajes que son verdaderas máquinas que actúan bajo órdenes y que solo ejecutan lo que les mandan.

Tu cortometraje tuvo muy buena crítica, ¿siempre fue la idea llevarlo a una película por medio de un crowdfounding o todo surge después de la recepción del público?
Para mí A.D.A.M. siempre fue algo más grande; un universo, una historia mucho más allá del corto. Siempre he dicho que el corto es la tercera parte de la película, la resolución de la historia de Joyce; los últimos quince minutos de la película. Por lo tanto, siempre tuve la idea de una película… Lo del crowdfounding siempre se me pasó por la cabeza, pero no al nivel de lo que estamos pretendiendo conseguir hoy y se gatilla por lo que pasó con ‘Uber Driver’. Sin duda ellos dan un vuelco a todo lo que significa el financiamiento de las películas y creo que crearon esta sensación de que todo es posible, y ahora nosotros subimos la vara más aún porque nuestra película es no sé si es más compleja, pero debemos cumplir con ciertos cánones para decir que es una película de ciencia ficción; entonces, bajo ese argumento, necesitamos algo más de presupuesto, sin no mucho más. Es una meta muy difícil, pero si ellos lo lograron no veo porque nosotros no podemos conseguirlo.

Si bien, estas son instancias lindas y todo, ¿qué te parece la falta de apoyo por parte el Gobierno para la cultura en Chile?

Bueno yo entiendo que lo que yo hago, o el cine en sí, se tome como cultura (como cultura popular) y lo he visto bastante en ‘cine de autor’, que pudiese encasillarse en cine asociado hacia el lado cultural, pero yo hago cine para entretener. No quiere decir que yo no trabaje en los guiones y las tramas y no me esfuerce completamente en lo que hago, pero soy un convencido de que el cine es para entretenerse, para disfrutar, para evadirse un poco del mundo normal y volar por estos sueños de otra persona que te invitan a irte a otros lugares y ponerte el los zapatos de otros y soñar… Yo creo que más que apoyo del Gobierno, se necesita industria; que hayan empresarios del cine, con plata, que entienda que el cine mueve dinero y empleos. De hecho, en Estados Unidos es la segunda industria que más genera ingresos después de las armas. Entonces, yo creo que eso falta. Además, hay un factor muy relevante y es que el público entienda la importancia que tiene para el desarrollo del cine chileno el que vayan a verlo; hay un prejuicio con el cine chileno que se manifiesta más con las películas de género… es bien extraño y no lo entiendo bien, pero el argumento general en redes sociales es que el cine chileno deja de lado los tópicos más entretenidos y que utiliza siempre lo del golpe de Estado. Pero no hay tantas películas del golpe como uno cree. CineChile tiene un informe re bueno, que dice que el 14 por ciento más o menos de todo lo que se produce en Chile es sobre el golpe. Toma el ejemplo de ‘Una Mujer Fantástica’… tuvo un Oscar y todo, pero no la fue a ver nadie. O sea, en relación con Harry Potter, no fue nadie. Yo creo que no es decir que porque es chileno es bueno; pero debemos darle una oportunidad, porque la única forma en que se desarrolle, que la industria crezca, es llenando las salas.

Actualmente, A.D.A.M. no se puede ver online. Roldán está paseando su cortometraje por distintos Festivales de Cine, lo que imposibilita que esto ocurra. Sin embargo, el cineasta cuenta que, de vez en cuando, están liberando el material para que el público pueda conocer el trabajo realizado. Además, el foco del equipo de producción está centrado no solo en promocionar lo realizado, sino que en ampliar el registro y llevar a A.D.A.M. al formato de largometraje. Para eso, el crowdfounding es relevante.

“Yo creo que lo más sincero y sensato es que el proyecto hable por sí solo. Puedo decir, con orgullo, que solo he recibido críticas y comentarios positivos del espectador normal y hay gente como Baradit, Ortega, o Jürgensen, que están fascinados con la historia y la estructura del guión, y si la gente debería apoyar es porque tenemos la pasión, la entrega y el conocimiento de hacer. Además, es importante que en el cine chileno se hagan cosas nuevas y se suba la vara, creando películas que son para el público. Eso es lo mejor de todo. La gente pondría dinero para que haya una película que ellos puedan disfrutar en el cine. Es un círculo de beneficios mutuos. Es lo que deben entender: no es una donación, es una colaboración que recibe una recompensa y un producto terminado que es una película de ciencia ficción de calidad, así es que no hay dónde perderse”, concluye Roldán.

PARA COLABORAR:

El crowdfounding de Pablo Roldán se encuentra disponible AQUÍ. Las colaboraciones van desde los 5 mil pesos hasta los 100 mil pesos, y las recompensas son variadas; desde ser extra de la película, hasta recibir material inédito, el guión firmado por el elenco, saludos personalizados en vídeo o accesos al link de la película o a la premiere online.

Año de Producción: 2020
Géneros: Ciencia-ficción, Drama, Crimen
País: CHILE
Idiomas ESPAÑOL
Subtítulos: INGLÉS
Duración: 17 minutos.
Director: Pablo Roldán
Guionista: Pablo Roldán
Reparto: Alejandra Araya, Giordano Rossi, Silvia Novak, Eduardo BURLE, Carlos Wedeles, Martina catalán Mora.
Productores: Cristian Arellano, Pablo Roldán

Comentarios

Comentarios