América Paz, conocida por su vasta experiencia como bajista, compositora y cantante nacional, acaba de ser nombrada como representante de la prestigiosa marca canadiense de bajos eléctricos Dingwall. 

América es bajista desde los once años y formada en el instrumento por maestros nacionales e internacionales de renombre como Ernesto Holman, Christian Gálvez y Ricardinho Paraíso;  transformándose hoy en día en una fuerte exponente del bajo en nuestro país, cuyo sobresaliente talento y destacada versatilidad trasciende a la estética musical y la ha llevado a representar distintas marcas como: amplificadores  EBS, cables Santo Ángelo, ErgoStraps, y ahora a la reconocida empresa canadiense.

Con respecto a la bajista, Dingwall señala: “Estamos orgullosos de darle la bienvenida a América Paz a nuestra familia de artistas. La conocimos en la feria musical NAMM del 2019 en Estados Unidos y nos voló la cabeza con su carisma y talento”

La marca de bajos eléctricos Dingwall es famosa por la popularización de la técnica de construcción de mástiles multiescala, por sus extravagantes colores, sus ergonómicos diseños y la gran familia de artistas de renombre que representa a la marca a nivel mundial.

En nuestro país puedes encontrarlos a través del distribuidor Overdrive.

Actualmente, América Paz se encuentra trabajando en su siguiente placa, la cual según lo que ha adelantado, es un álbum completamente instrumental.

Puedes ver el video que la marca preparó con la improvisación de parte de sus artistas dedicados al Groove –en donde América participa– desde hoy jueves 21 de abril a las 13:45 hora local, en el siguiente link:

Puedes escuchar y seguir el trabajo de América Paz a través de sus redes sociales y plataformas digitales:

Instagram: @americapazofficial
Facebook: @amepazoficial 
TikTok: americapaz54
Plataformas de Streaming: América Paz

Comentarios

Comentarios

VíaMundo peliculas
Artículo anteriorLa dinámica de los hermanos Gallego en Luis Miguel, La serie
Artículo siguienteÁngela Poblete entrega detalles sobre 42 días en la oscuridad