El cine es un arma de doble filo si andas sentimental. Siempre encuentras una frase o algo en el personaje que te recuerda a ti o a esa persona que amas y has perdido. Pero lo sabemos, el cine tiene frases para corazones rotos. Y si tú entraste a este artículo es porque piensas que el tuyo está destrozado, o eres un depresivo que si viviera en Estados Unidos, te tratarían de meter Prozac, pero yo solo te trataré de dar cine, frases e historias.

Las películas nos cuentan historias y más de alguna nos representa, nos identifica, nos hace llorar e incluso, nos impulsa a que nos hagamos bolita en un rincón. Y así es como convertimos esas películas en nuestras favoritas.

Si pensabas que este artículo es para hacerte sentir mejor, levantarte el ánimo con frases positivas… amig@ estás perdiendo tu tiempo. No haré el papel de consuelo ficticio, ni mucho menos, tratar de confortar a nadie. Hay algo que he aprendido a mi corta edad sobre esta descabellada experiencia llamada vida. El cine, si puede resolver algunas cosas, y aunque mi ex diga que es bastante iluso que yo crea que la vida de cada persona es una película, que cada uno de nosotros compone su propia banda sonora y por supuesto, que inconscientemente, escribimos el guion de nuestras vidas. Sigo creyendo que es así. ¿Qué opinas?

En fin. Solo quiero compartirte alguna de esas frases desgarradoras, que me consolaron o que ilusamente, me han llevado a creer que en el destino me espera algo positivo, y que más aún, ella estará ahí para verlo. Solo me aferro a esa idea ¿Pasará lo mismo por su cabeza? Quien sabe, a veces no necesitamos respuestas para seguir adelante.

Es así, como el cine y el mundo de los corazones rotos se une. Y no es para menos, el guionista o director tuvieron que pasar por algo para escribir aquellas historias que finalmente nos remecen el alma. Meryl Streep lo dijo en su discurso pasado, que el gran consejo que le dejo Carrie Fisher, la princesa Leia, fue: “Toma tu corazón destrozado y conviértelo en arte.” Y aquí estamos todos, tratando de que el arte nos salve. El cine nos da esa posibilidad, las plataformas. Que ganas de que la vida fuera como Netflix, agarrar el cursor y retroceder, adelantar, volver una y otra vez a tu parte favorita o buscar el momento en que todo se vaya a negro y aparecer en otro lugar. Que ganas de hacer una pre-cuela de nosotros para poder contar nuestra historia otra vez. De preferencia, desde el comienzo.

Todo el mundo está buscando un lugar para… ¿para?, esa es la pregunta que debes hacerte. Cuál es la razón por la que todo el mundo pelea tan duro por estar aquí… aquí, allá o donde queramos estar.

 

Sí, suena triste. Si estás identificado usa el hashtag #JovenNoLlore para que nos burlemos de nosotros mismos.

Comentarios

Comentarios