Esta es una de las primeras series mexicanas que Netflix a otorgado su sello de producto original. El director Manolo Caro, explica que la inspiración para la realización de esta historia surge de su propia familia. En esta nota te traemos una pequeña reseña de esta serie y cómo ha llegado a convertirse en un fenómeno mundial transmitida en 190 países.

Empezaré hablando del look de la serie, este, uno de los aspectos más importantes en todo proyecto fílmico, está cuidadosamente estudiado en esta serie, desde los personajes, hasta los grandes escenarios, lo que enriquece mucho a la historia en el aspecto visual. La ambientación en los años 70’ es uno de los mejores ejemplos. Este look setentero, nos transporta a la época de las telenovelas mexicanas, lo que me lleva al siguiente punto.

Manolo Caro claramente hace un homenaje a la época telenovelística a través de su look, a través de ciertos personajes, y de lo que conocemos como melodrama; pero al mismo tiempo es un enfoque muy moderno, muy actual, como ejemplo para entender este punto, tenemos la película The Favourite (2018) del director Yorgos Lanthimos, la cual es una película de época, ambientada en los inicios de la edad contemporánea, pero que sin embargo, su trama y sus personajes son muy modernos, misma situación que ocurre en La casa de las flores, y que probablemente sea lo mismo que suceda con su próxima serie que llegará a mediados de octubre, Alguien tiene que morir.

Otro de los puntos a favor que tiene esta serie, y que radicalmente difiere, tanto con las narrativas de las telenovelas clásicas, y con las de las actuales series americanas para adolescentes que ofrecen hoy en día las plataformas digitales, es la exploración de la temática LGBT. La diferencia con las telenovelas clásicas es que nunca las productoras televisivas se hubieran atrevido a contar una historia así, de manera tan natural. Y la diferencia con las actuales series americanas para adolescentes es que si bien, cuentan estas historias, no lo hacen con un verdadero propósito, con un propósito de peso, lo hacen únicamente para colocarse en la frente la etiqueta de “modernos”, para mostrarse “políticamente correctos”.

Como puntos negativos de la serie, incluyo el desarrollo incompleto o el desarrollo desfavorable de algunos personajes, la adición de personajes y arcos argumentales innecesarios, la permanencia de personajes que debieron desaparecer después de la primera temporada, lamentablemente la salida de Verónica Castro si bien no afectó en gran manera a la historia, si nos hubiera gustado verla por momentos en la temporada final, por el simple hecho de que su presencia era necesaria para cerrar correctamente el arco del Dr. Salomón Cohen y no dejarlo tanto a la imaginación o a las suposiciones.

La casa de las flores no se trata de que salgas a la calle y te conviertas en homosexual, La casa de las flores te enseña la importancia de valorar a tu familia, porque en cualquier momento esa persona a la que tienes a lado, que ni siquiera prestas atenciones, se puede ir en cualquier momento, y quien sabe si ni siquiera puedas despedirte. Segundo, la importancia de vivir en libertad, sin filtros, sin mentiras, sin apariencias, sin importar lo que diga la gente, y nuevamente, esto no se refiere únicamente al aspecto de la preferencia sexual.

Hay que respetarnos y nunca olvidarnos de que lo más importante que tenemos en esta vida, es nuestra familia. Y para finalizar este análisis, hay que destacar las actuaciones que nos ofrece el cast entero, como Verónica Castro, Cecilia Suárez, Paco León, entre otros, interpretaciones muy limpias. El aspecto musical que es de lo mejor que tiene esta serie, reviviendo canciones espectaculares que por muchos años han quedado olvidadas, y demás elementos que posicionan a esta serie como uno de los mejores proyectos que ha presentado México a lo largo de su historia.

Calificación: 9.5/10

🎭Santiago Naranjo

Comentarios

Comentarios