Discúlpenme la palabra, en serio, pero por más “open mind” que uno sea, debe ser muy hijueputa descubrir que el papá de uno es gay. No porque sea homosexual, para nada, sino más bien por no haber tenido el valor de salir del closet antes y arrastrar un conjunto de problemas en su familia por no haber confesado su orientación sexual a tiempo; y, a priori de que me vayan a juzgar, déjenme decirles que de eso, hoy les quiero hablar. 

Todos sabemos que el próximo sábado 28 de junio se celebra el Pride, por eso pensé en escribir sobre alguna película que desarrollara este tema, digo, la homosexualidad o cualquiera de sus corrientes. La primera película en la que pensé fue en ‘Call Me By Your Name’, pero de esta cinta italiana ya se ha hablado mucho y además no está en Netflix y la promesa de esta sección es que al finalizar de leer un artículo, ustedes puedan decidir ver o no el contenido del que estamos hablando.

Por eso, seguí buscando y me encontré con ‘Carol’, bellísima pieza sobre el amor de dos mujeres protagonizada por Cate Blanchett y Rooney Mara, dos mis actrices favoritas, sin embargo, en Mundo Películas ya pueden encontrar un análisis muy juicioso sobre este film. 

Al final, entre las últimas películas que aparecen cuando pones en el buscador de Netflix la palabra clave LGBTI, me encontré con el título ‘Todo para mi ex’, una cinta taiwanesa que por su solo cartel ya prometía bastante. Entonces la puse y señoras y señores, he descubierto el peliculón. 

Está tan bien escrita que va más allá del cliché LGBTI, porque no centra su argumento en la sexualidad, sino que lo normaliza y lo vuelve una excusa para ahondar en otros problemas muy profundos que desde allí se despliegan, como por ejemplo, “la responsabilidad de las decisiones”. Retomo, imagínense ser un adolescente y que su papá le confiese a su mamá que le gustan los hombres. Tiene que ser muy hijueputa. 

Pero no solo eso, sino que además este hombre se mude con su amante porque quiere pasar los últimos días de su vida, siendo lo que realmente es. Esperen, ¿los últimos días de su vida? Sí, tal como lo leyeron, al papá de este joven protagonista le da cáncer y va a que lo cuide su verdadero amor. Sin embargo, el argumento se va a desarrollar póstumamente, déjanos ver todo lo que queda de esa decisión, por eso es que la historia es tan inteligente.

No voy a contar más para no caer en spoilers, pero definitivamente, si lloraste hace mil años viendo “Philadelphia”, este drama es para ti. Por eso, hazte un favor y gózate de unas actuaciones tremendas, un guión poderosísimo y llora mientras descubres cómo el verdadero amor es libre, sin reservas y sin etiquetas; porque si de algo se trata esta película, es que las decisiones tomadas por amor y con consciencia, aunque a veces son profundamente dolorosas, siempre son irremediablemente transformadoras. 

Por Marcelino Cuéllar Castro

Obvio está en Netlix, la pueden buscar también como ‘Dear ex’.

Comentarios

Comentarios