La verdad tras la película Inception de Nolan

Inception es, sin dudas, una de las películas más aclamadas del director inglés Christopher Nolan.

En esta película, se desarrolla, principalmente, el concepto de “robar” ideas e implantar otras en la mente de las personas a través de los sueños.

Dom Cobb (Leo Dicaprio), personaje principal de la entrega, es un prófugo de la justicia acusado del asesinato de su esposa Mal (Marion Cotillard) y que roba información entrando en la mente de sus víctimas mientras duermen. Es contratado por Saito (Ken Watanabe), con el fin de implantar una idea en Robert Fischer (Cillian Murphy) para que disuelva la empresa que significa su competencia. Si bien, la trama de la película se desarrolla en torno a eso y nos brinda muchos momentos de acción y suspenso, hay un trasfondo que se centra en la vida del protagonista.

El mundo de los sueños tiene varios niveles. El limbo, es el cuarto y el más profundo, tanto que si te quedas, puedes perderte y deambular ahí por años, aunque en la vida real son solo segundos.

“En mis sueños, nosotros seguimos juntos.”

Ahora, centrémonos en la relación de Cobb con Mal. Ellos construyeron una vida en el mundo de los sueños, tanto así que envejecieron juntos. Esto fue un sueño lúcido compartido. Pero en la realidad, Cobb implantó una idea en la mente de su esposa que la hacía creer que ambos vivían en el mundo de los sueños, lo que la llevó finalmente al suicidio, pensando que era la salida para volver a la realidad. Pero la historia de ambos da un giro que nos muestra señales de que realmente es Cobb quien está atrapado en los sueños. Debes morir en un sueño para volver a otro hasta llegar a la realidad, y cuando la pareja se suicida en las vías del tren, despiertan en su cuarto; luego Cobb regresa a buscar a su esposa, en el suelo, yace el tótem, lo que da entender que podemos dudar de la realidad. Además, Mal esta mágicamente del otro lado del edificio, ¿Cómo llegó ahí? Es lo que avala esta teoría, que es Cobb quien está atrapado en el mundo de los sueños, esto toma áun más fuerza con las palabras que Mal le dirige: “Nos vamos a casa con nuestros verdaderos hijos.” Y ella se lanza.

Por otro lado, los hijos de Cobb durante toda la cinta aparecen de espaldas, y al final cuando Cobb finalmente ‘vuelve a casa’, los puede ver, pero los niños continúan vistiendo la misma ropa con la que su padre los vio por última vez.

Lo que vimos finalmente, ¿Fue solo un sueño de Cobb?. Un hombre atrapado en un sueño y que su esposa intentó que despertara sin poder lograrlo.

¿Quieres saber qué dijo Nolan al respecto?

“En el final, Cobb, cuando se reúne con sus hijos, estaba en su propia realidad subjetiva.”

En este mismo final, cuando el protagonista camina hacia sus hijos y se aleja del tótem, acepta esa realidad para poder estar con sus hijos, aunque no fuese algo real.

Finalmente Cobb, al igual que nosotros, no puede distinguir si todo esto se trató de la realidad o de un sueño. Pero al reunirse con sus hijos, a él eso ya no le importa.

¿Qué opinas tú? ¿No es la realidad misma un sueño más?

 

By: Mister Moody

Comparte esta nota en tus redes

Más Mundo Películas

© Mundo Películas 2024