La mayoría de las personas  no pueden definir el concepto de arte. No correctamente, al menos. Y no es porque exista una única y correcta acepción de lo que es arte, pero tenemos bastante claro lo que no es.  No es que no exista algún criterio objetivo en la cuestión, la belleza está en el ojo de quien la ve.

Más no el arte o su disciplina de estudio, la estética. Disciplina rama de la filosofía que busca estudiar y definir los conceptos de la apreciación y lo relativo a ello de manera más o menos objetiva.

Según esos criterios podríamos decir que el arte es todo producto humano con finalidades estéticas y una intención comunicativa utilizando una determinada técnica. Conceptos como “cine de arte” entonces se vuelven ridículos. El cine, por definición y naturaleza, es arte.

Rápido y Furioso es una obra de arte. Sí, es un producto hecho específicamente para vender. Pero también lo es la Ultima Cena de DaVinci, los frescos de la Capilla Sixtina de Miguel Angel o la escultura de Bernini. Todos estos artistas pintaban y esculpían obras por encargo, para mecenas que les pagaban por ellas. No eran necesariamente las obras o los temas que querían hacer, pero eran las obras que vendían. Así como los superhéroes están de moda hoy el arte religioso estuvo de moda durante 500 años. Que exista una intención monetaria no significa que no haya una intención estética o comunicativa. Estética porque Rápido y Furioso busca transmitir conocimiento a través de los sentidos, utilizando otros artes como la actuación, la fotografía, la música. Comunicativa porque transmite la visión de los autores sobre unos temas como la amistad, la familia, el crimen, la violencia o la relación entre las clases más desfavorecidas y los organismos de poder como la policía y el ejército.

Lo hace. No lo hace “bien”. Pero ahí están. Y es importante entenderlo, porque de esa manera desmitificamos el arte como algo relacionado a una técnica difícil de usar y alcanzar la maestría en ella. No es eso, no es algo reservado a círculos intelectuales específicos. No es algo bello. No es algo bueno. El cine no es solo películas bonitas o de buena calidad. Son películas de baja calidad, de temas densos, de tratamientos estéticos desagradables, que son difíciles de ver o de gustar. Que sea de esta manera son solo ventajas, porque aunque tengamos que admitir que esas películas de mala calidad o que no nos gustan también son arte, pone al cine donde siempre ha debido estar: al alcance de todos.

Comentarios

Comentarios