Esta es nuestra selección de películas recomendadas de 10 body-horror film en el mes de Halloween.

El body horror es un gusto adquirido. No muchos tienen el estómago o la estabilidad emocional para soportar las terribles imágenes que se proyectan en pantalla. La carne se expande y rompe. La bilis y el pus brotan de los orificios del cuerpo. Las formas familiares se convierten en figuras sacadas del infierno de Dante. Pero no es por morbo. No es por gore. El bodyhorror oculta un profundo mensaje en todas sus obras. El cuerpo es el soporte de la existencia. Su destrucción es la destrucción de la realidad y su mutación a lo monstruoso, a lo terrible, a lo abyecto revela la verdadera naturaleza de la humanidad. Para aquellos que estén cansados de fantasmas, demonios, brujas y posesiones. Para aquellos neófitos que busquen adentrarse en las entrañas de lo desconocido. Para aquellos acólitos del dios de la nueva carne, estas son diez películas de horror corporal para este mes Halloween.

  1. Slither (James Gunn)

Wheelsy es un pueblo pequeño en el que no sucede mucho y cada uno se preocupa por lo suyo. Nadie se percata de la sigilosa llegada de un ser maldito, pero cuando la gente empieza a encontrar al ganado mutilado y una mujer desaparece, el alguacil Bill Pardy descubre que unos organismos alienígenas amenazan con aniquilar la vida en la Tierra.

Esto era una peli de alienígenas “invasores de cuerpos” de Serie B. Y esto es “La Plaga”. Una cinta de ciencia ficción, de terror, gore y que en ocasiones provoca una sincera carcajada. No es la obra de genero más elegante, si se le puede dar ese adjetivo a un film de este género, pero es del hombre que decidió que la forma más adecuada de vencer a un dictador alienígena genocida era un dance off.

  1. American Mary (Hermanas Soska)

Mary Mason es una joven y atractiva estudiante de medicina que, atraída por el dinero, se va introduciendo cada vez más en el oscuro mundo de la modificación del cuerpo y las cirugías ilegales, donde los obsesionados artistas pagan cualquier cosa y sufrirán cualquier dolor para conseguir sus inusuales procedimientos. Pero Mary no tardará en darse cuenta que su nueva profesión deja más marcas en su propia psique que en su anormal clientela.

Parte de la selección oficial del festival Sitges de 2012, American Mary es una revisión moderna del body horror. Con una narrativa más pausada y psicológica que gráfica y visceral. Aunque de eso también va sobrada, vaya que sí.

  1. Akira (Katsuhiro Ôtomo)

Año 2019. Neo-Tokyo es una ciudad construida sobre las ruinas de la antigua capital japonesa destruida tras la Tercera Guerra Mundial. Japón es un país al borde del colapso que sufre continuas crisis políticas. En secreto, un equipo de científicos ha reanudado por orden del ejército un experimento para encontrar a individuos que puedan controlar el arma definitiva: una fuerza denominada “la energía absoluta”. Pero los habitantes de Neo-Tokyo tienen otras cosas de las que preocuparse. Uno de ellos es Kaneda, un joven pandillero líder de una banda de motoristas. Durante una pelea, su mejor amigo, Tetsuo, sufre un extraño accidente y termina ingresado en unas instalaciones militares. Allí los científicos descubrirán que es el poseedor de la energía absoluta. Pero Tetsuo, que no se resigna a convertirse en un conejillo de indias, muy pronto se convertirá en la amenaza más grande que el mundo ha conocido.

Akira es la película de animación japonesa más importante y más influyente de todos los tiempos. Si bien no es tan popular como las películas de estudio Ghibli (mal llamado “Disney japonés”), desde Inception hasta Stranger Things encuentran muchos de sus elementos básicos en la obra maestra que es Akira, una cinta cyber punk con gotitas viscosas del mejor body horror.

  1. Alien (Ridley Scott)

De regreso a la Tierra, la nave de carga Nostromo interrumpe su viaje y despierta a sus siete tripulantes. El ordenador central, MADRE, ha detectado la misteriosa transmisión de una forma de vida desconocida, procedente de un planeta cercano aparentemente deshabitado. La nave se dirige entonces al extraño planeta para investigar el origen de la comunicación.

Alien es pues… Alien. La película más popular de esta lista, su grandeza la hace valerse por sí misma fuera de las convenciones del género, pero en innegable que el clásico de Ridley Scott ha perturbado a millones de personas con aquella escena del xenomorfo, como un demonio que trepa por las paredes del inframundo, brotando del abdomen de su víctima. Simplemente icónico.

  1. El Cien Pies humano (Tom Six)

El coche de dos chicas norteamericanas que viajan por Europa sufre una avería en medio de un bosque alemán. Buscando ayuda llegan a una casa aislada; al día siguiente, se despiertan en un tétrico sótano junto a un japonés. Poco después descubren que están en manos de un siniestro cirujano alemán especializado en separar a gemelos siameses, pero lo que piensa hacer con ellos supera todos los límites de lo imaginable.

Esta película holandesa se convirtió en una cinta de culto al regarse como la pólvora en los foros de internet. Tom Six saca al espectador de su propia carne y lo obliga a experimentar uno de los viajes más mórbidos de los últimos años.

  1. The Thing (John Carpenter)

En una estación experimental de la Antártida, un equipo de investigadores descubre a un ente extraño venido del espacio, que según todos los indicios ha permanecido enterrado en la nieve durante más de 100.000 años. Al descongelarse, experimenta una metamorfosis sorprendente…

A partir de aquí ya hablamos de los pesos pesados. Las cintas que moldearon el cine de terror de los años ochenta a través de la deformación y putrefacción de los cuerpos. La historia ha demostrado que la crítica no es amante de este tipo de películas cuando una revista apuntó que “el gran problema de esta película es que está enfocada a un público mayoritariamente complaciente con poco bagaje cultural”. A día de hoy la obra completa de John Carpenter es considerada de culto.

  1. Hellraiser (Clive Barker)

Frank Cotton, un hombre joven, violento y ambicioso de experiencias personales adquiere una caja china procedente de un bazar oriental y dotada de poderes. Según antiguas leyendas, es una especie de puerta a seres de otra dimensión. Al abrirla, Cotton convoca a estas criaturas procedentes de un infierno fantástico, pero éstas sólo le infringirán tormentos hasta acabar con él. Veinte años después, dos nuevos inquilinos se instalan en la vieja casa de Frank: su hermano y su esposa. La aparición del espíritu de Frank es el principio de una vorágine de horror en estado puro que enloquecerá a sus familiares. Una gota de sangre, vertida casualmente por su hermano sobre el suelo del desván, es el desencadenante de la tragedia. Frank, para poder retomar su antigua forma, necesitará sangre de seres humanos que le proporcionará, secretamente, la mujer de su hermano.

Hablando de películas de culto. Clive Baker da una adaptación de una de sus más célebres obras que acabó convirtiéndose en una de las sagas del cine de terror con más entregas, casi 10. Los cenobitas infectaron el ideario popular del cine de terror y sus formas pesadillescas permanecerán en nuestros recuerdos por mucho, mucho tiempo.

  1. Erasedhead (David Lynch)

Henry Spencer y su novia tienen un bebé no humano, más bien un bebé reptil. Henrry pasa todo el día intentando que él bebe deje de hacer travesuras por el apartamento. Todo se tuerce aún más cuando la madre del pequeño abandona a padre e hijo por el aspecto del bebé. De todos modos, Henry es un hombre fuerte y una serie de acontecimientos inesperados harán que se esfuerce aún más, en su condición como padre soltero.

Si David Lynch hace series y películas raras cuando se embarca en géneros “normales”, esta raya la locura absoluta. Lynch retrata nuestros miedos más hondos con medios exclusivamente cinematográficos. Bucea entre los pliegues de la mente para brindarle forma a nuestras pesadillas más íntimas.

  1. Re-Animator (Stuart Gordon)

El estudiante de medicina Herbert West es expulsado de una universidad suiza por sus prácticas más que dudosas con cadáveres. Se le traslada a la universidad de Miskatonic en Nueva Inglaterra, donde le aguardan sucesos inesperados.

Basado en un cuento de maestro de Providence, H.P. Lovecraft, Re-Animator engloba de la mejor manera todo lo que representa el bodyhorror y la ciencia ficción más oscura. Algunos goremaníacos dicen que es la mejor película gore de la historia, y quien no lo dice la pone entre las diez mejores. Una cinta infaltable este mes del terror.

  1. El almuerzo desnudo y otras obras de David Cronenberg

La película surrealista y oscura cuenta la historia de un exterminador de insectos, William Lee. A pesar de que consigue dejar atrás su mala vida y el consumo de drogas, los problemas vuelven a atormentarle. Descubre que su mujer se ha vuelto una adicta al polvo que utiliza para matar a los insectos. Una noche, durante un juego inocente, William mata involuntariamente a su mujer pegándole un tiro. Con la intención de escapar de sus preocupaciones, huye a Interzona, una impresionante versión de Tánger donde realidad y fantasía se fusionan. Allí las máquinas de escribir tienen forma de insecto, incluso pueden hablar. Un escritor y su esposa serán las piezas clave de un rompecabezas en este nuevo universo que únicamente existe en la consciencia de William.

¡Salve el dios de la nueva carne! La obra de David Cronenberg merece un post completo para sí misma. Cronenberg convirtió el bodyhorror en una filosofía estética, usó el género como mecanismo para explorar preguntas fundamentales de nuestra realidad y nuestra existencia y explorar temas que iban desde realidades virtuales hasta el erotismo de la violencia. Si bien todas sus obras son dignas de nombrarse, El almuerzo desnudo es la más emblemática. Fantasía, ciencia ficción, existencialismo y cuerpos que se rompen, descomponen y renacen de las entrañas es el legado del este director.

 

Comentarios

Comentarios