Kate, una mujer con ansias de cambiar el mundo, acepta un nuevo trabajo de tutora particular en una mansión victoriana donde tendrá que trabajar con Flora, una niña huérfana que recientemente ha sido abandonada por su tutora anterior. Una vez que llega, conoce el fantástico lugar y logra generar un lazo con la pequeña niña prometiéndole que independiente de lo que pueda suceder, ella no la abandonará. Promesa de la cual rápidamente se arrepiente, ya que al día siguiente el hermano de la pequeña Flora, Miles, vuelve sorpresivamente del internado escolar y ahora debe lidiar con su actitud problemática, además de escuchar extrañas voces y ver extrañas presencias en esta gigantesca mansión con una historia oscura por descubrir.

‘Presencias del mal’ se destaca por una serie de características positivas: la actuación de Mackenzie Davis (actriz que interpreta a Kate) funciona a la perfección y el trabajo de Finn Wolfhard (quien interpreta a Miles) y Brooklynn Prince (intérprete de Flora) cumple a cabalidad lo que se necesita para que sus respectivos personajes nos generen lo que debiesen generar. La dirección de Floria Sigismondi es bella y sensible al igual que la fotografía, el arte y la ambientación, que realmente se lucen en este cinta.

La historia por su parte a medida que va avanzando va tomando un camino interesante: mientras estas extrañas presencias van develando quienes son y vamos entendiendo qué fue lo que pasó en esa casa se van mezclando temas como el abuso, el acoso, la sensación de desprotección y la responsabilidad implícita en quien puede y debe ayudar para evitar una tragedia, pero prefiere hacer oídos sordos al horror que sucede a su alrededor.

Sin embargo ‘The Turning’ (título original) termina siendo una cinta que, a pesar de ser un placer visual e ir avanzando a temas que podrían desarrollarse de forma interesante, no alcanza a cuajar por completo. Al ser un thriller psicológico mezclado con terror sobrenatural, esperamos algo que simplemente no se entrega. Los sustos que intentan generar en realidad no generan mucho, la historia que se va desarrollando no avanza y la intriga que debiese lograr en el público simplemente no se logra. ‘Presencias del mal’ es una cinta que no tiene muy buen ritmo y desarrolla una historia que a medida que avanza pareciera ser que no se resuelve.

Sin embargo termina siendo una obra con altos y bajos, en la cual sí podríamos valorar un final arriesgado e inesperado, un equipo de actores que conquistan a cualquiera y un muy bien logrado ambiente lúgubre y espeluznante.

Comentarios

Comentarios