Ya seas fan o no de Roma, no cabe la menor duda que desde un punto histórico, el filme con toques neorealista del Mexicano Alfonso Cuarón representó una gran victoria tanto para el pueblo de México, como para la comunidad Latinoamericana. Como bien le hablaba a mi editor durante la ceremonia, con suerte esta victoria para Netflix también ayudará a elevar el status en lo que a filmes se respecta y con ello, tal vez podremos disfrutar mejor contenido en el apartado de las películas en la plataforma streaming, un campo que para muchos la compañía no le ha ido precisamente tan bien como en las series.

Pero sí, la arrasada de Roma fue uno de los puntos interesantes de la noche que aunque personalmente me siento defraudado debido a que las dos victorias de los actores principales me mataron la oportunidad de ganarme un año de cine gratis – siendo honesto, uno más que otro se lo merecía. Pero, en vez de seguir dando vueltas, vayamos punto a punto.

- Publicidad -

¿Dónde está el caos?

Aquellos que seguimos la ceremonia de los Oscars de cerca sabemos que este año estuvo lleno de decisiones controversiales. Ya fuera los premios a la “Mejor Película Popular”, la reducción en las presentaciones musicales, la toma de otra victima por mensajes pendejos en twitter, esta vez en la forma de Kevin Hart, y no olvidemos la metedida de pata con la excepción de varias categorias a mostrarse durante la transmisión en vivo. Cada una de ellas terminó con una verguenza más hacia una institución que está cayendo en la misma categoría en la que se encuentran los gobiernos, ciertos grupos religiosos, y Maná.

Sin embargo, como una pseudo ave Fénix que se levanta de las cenizas, los productores lograron salir airosos. Dándonos una noche llena de momentos jocosos, y logrando la mayor meta con la cual la premiación se veía en una constante batalla, no solo éste año, sino ya por hace bastante tiempo: el tiempo. De una manera casi mágica, el ritmo con la que la ceremonia se movía era implacable. La decisión de silenciar los micrófonos tras un tiempo, sin duda trajo uno de los momentos más divertidos de la noche, cuando básicamente a los de “Mejor Maquillaje,” les silenciaron en medio de su agradeciemientos. Muchos lo podrán ver como algo brusco, pero la realidad es que esos señores ya estaban abusando, y la manera torpe con la que se dirigieron, creo que la interrupción fue más una ayuda que un movimiento grosero.

Otra cosa que muchos temían era la falta de un anfitrión, algo que simplemente había sucedido una vez antes por allá en los 80s. Si no me equivoco en tal ocasión, fue una decisión de la Academia, a diferencia de ésta vez dónde fueron forzados. No obstante, la introducción un tantito floja por parte de Adam Lambert especialmente (le he oído cantar en vivo, y sé que el muchacho es capaz de más) trajo una muy refrescante vibra a la premiación. Para serles honestos, esos númeritos de baile, parecían más adecuado para los Tony Awards. Tras la presentación, y luego del genial montaje, Amy Poehler y Tina Fey nos mostraron una vez más porque son unas increíbles comediantes – con suerte el próximo año, los Oscars puedan conseguirlas para llevar la noche.

El resto de la ceremonia fue, de nuevo, a un ritmo implacable y uno que otro divertido momento, aunque ninguno tan memorable como otras versiones. Y el chiste/palabras inspiradoras de la ganadora a “Mejor Documental Corto,” nos dió mucho de qué pensar, mientras nos reíamos en un modo casi irónico.

Sorpresas y Grandes Momentos

Empecemos por uno de los más grandes misterios de la noche, ¿por qué Barbra Streissand presentó a BlacKKKlansman en vez de A Star Is Born? Por un momento me sentí como si de tanto ver Twilight Zone, me quedé atrapado en un universo paralelo o algo por el estilo.

Hablando de la película de Spike Lee, finalmente al hombre le dieron su maldita estatuilla, algo que muchos piensan se lo merecía desde los tiempos de antaño, entiéndase, cuando su clásico Do The Right Thing se fue sin nada y fue altamente obviada en aquella ocasión. Como era de esperarse, el hombre fue por lo político, aunque con la emoción su discurso al principio empezó bien torpe. Pero el gozo era visible, en especial en el rostro de los otros galardonados que no pudieron decir ni pío. Pero, oh bueno, tal vez para la próxima…

Alfonso Cuaron tomó prestado el talismán del “chivo”, y vaya que le resultó, alzándose con el premio a “Mejor Fotografía,” la mejor primera vez en la historia de los Oscars en la que el director de la película se gana la estatuilla en dicha categoría. Y vale, en nuestro fuero interior, sabemos que el hombre le robó el hombre dorado a Cold War, tanto en la fotografía como en la de mejor película extranjera. Personalmente el trabajo en Ida fue más magnifico, pero no por ello el trabajo en esta historia de amor y odio en tiempos de guerra, fue inferior y no menos merecedor. Pero habrá que vivir con ello…

Hablando de decepción, en un movimiento que algunos no veían venir, Olivia Coleman le pateó el trasero a la veterana Glenn Close. Ambas se iban codo a codo durante toda la carrera, aunque muchos como su servidor pensábamos que la doña iba a ganar. Pero bueno, al final la reina Ana salió airosa. Igual que su personaje en la película, su discurso fue de lo más random pero genuino, ya que hasta ella misma no se veía ganando. Otro que parecía estar algo emocionado fue Rami Malek, quién ganó como Mejor Actor por su trabajo como Freddie Mercury; y si es cierto que el Mr. Robot supo capturar la magía del icono de la música en general, la dedicación con la que Bale se entregó a su personaje pensé que se vería recompenzado. En fin, ¿usted qué opina? En especial si es de República Dominicana y estuvo concursando en Rumbo a los Oscars, ¿falló? Haga de este muchacho un hombre felíz y diga que sí.

Black Panther y Bohemian Rhapsody nos dieron esa sensación que Mad Max: Fury Road nos dió hace varios años, cuando la noche parecía que dicho film se iba a llevar todas las estatuillas. Personalmente por un segundo pensé que Pantera Negra iba a ganar como Mejor Película. Aunque ya todos sabemos que Green Book terminó ganando. Personalmente de entre todas las nominadas, el Driving Mrs. Daisy invertido iba a salir victorioso, y es que desde una perspectiva racial y política muchos la encontrarán un tanto sosa, pero dejando eso atrás, el mensaje es bien lindo y las actuaciones son increíbles. #MahershalaAliesunmaster

Una pequeña postada, merecida la victoria de First Man como “Mejores Efectos Visuales”. El hecho de que la película esté llena de ellos, y nosotros la audiencia ni nos hayamos dado cuenta, es una razón suficiente para que le ganara a Ready Player One e Infinity War, se supone que los efectos no se noten y aunque en esas dos películas el trabajo fue increíble, aún uno sabía que eran trabajos hechos por computadora.

En Resumen…

A diferencia de otras ediciones, muchos de los resultados, dejando atrás lo subjetivo yéndonos por lo un tanto objetivo, a regañadientes, cada estatuilla fue en su gran mayoría a la persona correcta. ¿Que hubiera preferido que Desplat ganara en vez de Ludwig? Tal vez. ¿Roma es mejor que Green Book? Eso depende del punto de que lo veas. Mientras las personas tengan la capacidad de tener diferentes opiniones, nadie jamás estará a gusto y habrá sus divisiones.

Al final de la noche, hay que dar crédito a quién se lo merece, y yendo en contra de todo prognóstico, la noche no estalló en una tercera guerra mundial como muchos esperábamos. Ahora hay que ver qué tal les fue con los malditos número de rantings. Dios se apiade de nosotros…

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -