Futbol y Chola son los personajes principales del Parque en donde viven, juegan y se relacionan con humanos y otros perros. Las imágenes de cómo es esa vida se combina con los diálogos de adolescentes que van a pasar el rato al Skatepark, los cuales a veces son cómicos o tristes pero la historia más importante es la de este par de caninos que deben pasar lluvias e intensos días soleados para sobrevivir.

Mientras avanzamos por esta historia vemos pasar las estaciones, como se relacionan estos dos personajes, como reaccionan a ruidos extraños, lo que a veces nos provoca reírnos, porque es tierno, ya que nos pone de frente en situaciones que si no nos detenemos a observar, nos perdemos de aquello. Los directores diseccionan la historia y saben como ensamblarla para que sintamos una mucha empatía, nos familiarizamos con ella y  recordamos a nuestras mascotas, si es que tenemos o tuvimos una.

La magia de esta historia esta en lo simple, el detenerse y mirar con atención la gran historia que dos perros tienen en sus patas, en sus heridas, en sus cicatrices y que quizás solo podemos notar cuando lo vemos en una película como esta, donde de frente y en pantalla grande nos dicen “Hey!, mira que hermoso y triste a la vez, es ser un perro callejero”.

Comentarios

Comentarios