Por Alvaro Santi 
Tarotista y escritor

Dalia Walker escapa de las definiciones. Tal vez el hecho de ser multifacética no facilita la elaboración de una respuesta precisa. Emprendedora, profesora, autora, tarotista, productora audiovisual y bruja, entre otras cosas, Dalia ya se dedicaba al estudio y la práctica de la astrología, gemas y otras herramientas similares hasta que comenzó a soñar con el Tarot e incluso a encontrarse con cartas en la calle, “el Tarot me está buscando” pensó, entonces decidió ir a su encuentro hasta convertir este humilde juego de cartas en una de las cosas más importantes de su vida.

El tarot como llave (2019, Penguin Random House), su más reciente libro no es su primera obra. En el 2018 lanzó Bruja Moderna, una bellísima guía práctica de magia que incluye técnicas, rituales y herramientas para conectar con la energía universal. A Dalia le gusta describirlo como una suerte de diario de vida personal donde ha recopilado sus conocimientos sobre el tema.

“El Tarot como llave” resulta ser un manual para iniciarse en la lectura de este ancestral juego de cartas, una pauta para comenzar a recorrer este alucinante camino que permite realizar un proceso de autodescubrimiento. Su autora define su trabajo con el Tarot como un método para traducir el contenido del inconsciente. No realiza lecturas predictivas, se centra en el presente siguiendo la línea teórica de su maestra Marianne Costa , ex pareja del artista chileno Alejandro Jodorowsky y co autora de dos de sus libros, uno de ellos sobre Tarot. Marianne, que colaboró con el prólogo del manual de Dalia, describe a su autora como media bruja, medio rockera, con una presencia que irradia entusiasmo y voluntad.

La obra se divide en capítulos presentados como clases en las cuales el Tarot se va revelando poco a poco. La visión de la autora sobre el tema se asemeja a la de Marianne Costa que a su vez surge de los trabajos de Jodorowsky (lo cual la puede hacer parecer un resumen de “La vía del Tarot”, manual escrito por ambos), entregado al lector de manera simple, sencilla, didáctica, sus conocimientos y experiencias, pero no por eso carente de profundidad. Dalia forma parte de una nueva generación de tarotistas (muchas veces llamados tarólogos para distinguirlos de los lectores del destino) que valoran el Tarot en tanto que instrumento psicoanalítico o, al menos, como un mapa con directrices para la vida. Otra cosa a destacar es el uso del Tarot de Marsella, injustamente dejado a un lado quizás por ser considerado críptico y por lo tanto difícil de leer. Este patrón de cartas del siglo XVII ha sido poco a poco rescatado principalmente por esta nueva generación de lectores de cartas. Dalia no se queda atrás y lo utiliza en su libro y en sus lecturas debido a que lo considera más objetivo que otros juegos.

En este verdadero curso de Tarot de 285 páginas el lector podrá sumergirse en la numerología evolutiva del Tarot recorriendo los grados numéricos que la componen, descubrir símbolos y patrones visuales, realizar ejercicios que apoyan la práctica y que desarrollan el vínculo con el juego y conocer cada uno de los 56 arcanos menores entre otras cosas. Además incluye experiencias de la autora en primera persona, las preguntas más frecuentes sobre el tema y un apartado con espacios en blanco para registrar impresiones.

¿Te atreves a verte reflejado en el espejo del Tarot? Permite que Dalia te guíe.

Encuentra ‘El tarot como llave’ AQUÍ

Comentarios

Comentarios

VíaMundo Películas
FuenteAlvaro Santi
Artículo anteriorRevisa todos los estrenos que llegan a Netflix en marzo
Artículo siguientePromising Young woman: La intención de corregir el abuso