Bajo la dirección de Thomas Vinterberg, Druk nos cuenta la historia de cuatro amigos que son profesores en el mismo recinto estudiantil, que luego de una cena de cumpleaños, Martin (Mads Mikkelsen), rompe en llanto y terminan en una noche de borrachera. Esto los lleva a embarcarse en un estudio sociológico en base al porcentaje de alcohol en el cuerpo, y ver cuales son los efectos que provoca en su vida diaria.

Estos cuatro hombres llevan distintos tipos de vida que se ven conectados en no tener motivaciones y volverse parte de una masa inerte. Es así como este experimento comienza a despertarlos, dando como resultado, que las distintas áreas de sus vidas tomen un rumbo que los hace volver a experimentar la felicidad y despertar.

Lo más interesante de esta película escrita por Vinterberg y Tobias Lindholm, es la emocionante conexión por encontrarse con lo bello y brillante de la vida misma. Una valiente historia sobre hombres que quieren revivir sus almas, desenvolverse con sus familias, tomar responsabilidad e inspirar a sus estudiantes para logren lo mismo.

Las actuaciones de Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Magnus Millang Sørensen y Lars Ranthe, son complemente soberbias y nada de sobrias, donde podemos generar un cuestionamiento más profundo sobre el consumo de alcohol en países escandinavos, que a la larga nos presenta el cara a cara con la dualidad de la recreación y el alcoholismo, que claramente, puede tener consecuencias que pueden destruirte a ti y a tu entorno.

Druk (Another Round) nos deja la alerta de que la vida es ahora y que debemos disfrutar de los placeres que nos regala… al ritmo de What a Life de Scarlet Pleasure.

Comentarios

Comentarios

VíaMundo Películas
FuenteBenjamín Scott
Artículo anteriorPromising Young woman: La intención de corregir el abuso
Artículo siguienteLibrería Vendaval innova en la compra de libros.