¡Alerta de Spoiler!

Uno de los méritos de la serie de Netflix es su capacidad para re encantarnos con las películas de los 80’s y 90’s. Las influencias de Steven Spielberg, Stephen King o John Carpenter en la creación de los hermanos Duffer son evidentes. Sin embargo, en la mayoría de las películas de estos creadores, las heroínas son personajes de 2da categoría, que acompañan al héroe en su cruzada contra el mal, pero nunca como lideresas de la acción.

Los personajes femeninos son decorativos: mujeres curvilíneas con poca ropa que corren y pierden más ropa aún en su afán por escapar. Otra veces son personajes que aportan con uno u otro dato para que el héroe pueda resolver la situación: bibliotecarias, enfermeras, maestras de escuela, etc. Son pocos los personajes femeninos que tienen una acción destacada en la trama o que son protagonistas de la misma.

Una de las excepciones y heroína del genio Wes Craven es Nancy Thompson, antagonista de Freddy Krueger. Nancy pierde a sus padres, amigos y un novio en manos del villano pero eso nunca la detiene en su afán por derrotarlo. Siendo así, el alcance de nombre con Nancy Wheeler de la serie Stranger Things no es al azar, la joven se muestra inocente al principio, muy estudiosa y responsable, pero a medida que la acción se va sucediendo, Nancy se vuelve una joven de armas tomar, literalmente. En el capitulo 8 de la 2da temporada vemos a Hopper preguntarle a Jonathan si sabe usar un arma, a lo que Jonathan ni siquiera sabe qué responder. Frente a la insistencia del Jefe de Policía, es Nancy quien da un paso al frente y toma el rifle para defender a sus amigos.  La joven toma el rol de protectora, está dispuesta a hacer algo más que quedarse mirando.

Así pasa con casi todos los personajes femeninos de la serie de Netflix. Tanto niñas como adultas resuelven, atacan, se defienden; no esperan que alguien más llegue con la solución a sus problemas. Si ya en la primera temporada quedamos fascinados con la construcción de Eleven o Joyce, en esta 2da temporada hay mucho más que ver en cuanto a personajes femeninos interesantes.

En esta temporada de la serie conocemos a Max, una niña ruda y confiada que se involucra con los demás niños de Hawkins. El problema de Max es su hermano Billy, un joven violento y abusivo que compite con Steve por la popularidad en la escuela. Cuando ambos finalmente se enfrentan a golpes, Dustin, Lucas y Mike sólo se limitan a gritar y observar; es Max la que toma las acciones incapacitando y amenazando a su hermano de la única forma en que éste entiende, con violencia.

Joyce, el personaje de Winona Ryder, nos muestra lo que realmente es una madre que tiene que criar sola a sus hijos: una mujer fuerte, que iría al infiero (o a otra dimensión) por rescatar a su hijo. Joyce hace lo que debe hacerse, aunque esto signifique que quienes la rodean la consideren al menos, “mentalmente inestable”. Durante la temporada se enfrenta a una junta médica, a su novio, a su amigo protector y a sus propios hijos por lo que ella cree. La fortaleza de Joyce luce mucho más cuando se contrasta con Karen, la madre suburbana de Nancy y Mike. Karen es una mujer que vive por y para su familia. Es el estereotipo de la madre perfecta: con una casa limpia, la cena en la mesa, hijos bien portados y un marido proveedor. Sin embargo, todo lo que Karen cree que es su familia es una pantalla, lo que debe ser pero no es: rara vez sabe realmente donde están sus hijos o lo que están haciendo y su marido no puede ni atender la puerta solo. La señora Wheeler es la antítesis de la señora Byers.

En cuanto a Eleven, en esta temporada vemos a la niña crecer y conocerse a si misma. Nos resulta familiar la metáfora del viaje para describir el crecimiento y autodescubrimiento del personaje.  Eleven se aleja de la protección de su nueva figura paternal para emprender su propio camino e ir en la búsqueda de las mujeres que la ayudarán a (re)construirse: su madre, su tía y su hermana postiza. Gracias a ellas descubre de dónde viene, quién es y qué es capaz de lograr. Al final del 8vo capítulo, casi al final de la serie, vemos a Eleven volver junto a sus amigos en Hawkins como Jane, quedando atrás sus inocentes rizos de niña y dando paso a un “bitchin’ look”.

Durante esta nueva temporada también conocimos a Kali, la hermana perdida de Eleven y quien tiene el poder de hacer que las personas vean lo que ella quiere que vean. Con esto en mente, no debería extrañarnos que sea Kali el primer personaje femenino que vemos en la serie tomando acciones. Junto a su grupo de marginados protagonizan la primera escena del primer capítulo. En la secuencia, vemos al amigo punk de Kali entrar en pánico y pedirle histérico que sea ella quien haga algo.

Los poderes de Kali nos ayudan a ver lo que los hermanos Duffer querían que viéramos: un grupo variado de mujeres: niñas, adolescentes y mujeres adultas que toman las riendas de sus vidas y de las circunstancias que las rodean. Son fuertes, capaces de resolver y luchar cuando es necesario. Ninguna se queda esperando a que alguien las rescate, lo hacen ellas mismas. No caen en el estereotipo de masculinizarse para representar fuerza, lo hacen con gracia e inteligencia desde su propia femineidad. Son personajes mucho más complejos y elaborados que nos muestras también las múltiples dimensiones de lo que es ser mujer mientras se lucha contra el mal.

Comentarios

Comentarios

VíaMiss Ripley
Artículo anteriorEl guionista de Amores Perros presenta su nuevo libro
Artículo siguienteLos mejores soundtrack en las películas de Xavier Dolan