El anime es, como dirían los americanos, it’s a big deal. Si bien la imagen más culturalmente aceptada tanto en occidente como en oriente en la de un producto para jóvenes que no salen demasiado de su habitación y terminan sus oraciones con –nya, el anime mueve millones de dólares al año y es la mejor forma de acercarse a la cosmovisión de la sociedad japonesa. Gracias a él somos capaces de ver como entienden conceptos tan básicos como el heroísmo, la sociedad y la familia y lo diferente que son a nosotros. El anime es, además, una gran fuente de inspiración para los autores occidentales y podemos ver su influencia en el trabajo de gente como Quentin Tarantino o Guillermo del Toro. El anime tiene su propia idiosincrasia y sus propias formas que quizá no conecten con todos, pero para aquellos interesados; ya sea por llevar años consumiendo o ya sea porque tienen ganas de probar un producto sociocultural muy diferente, estas son siete series de anime que todos deberían ver.

  1. FullMetal Alchemist: Brotherhood (‎Hiromu Arakawa):

Dos hermanos buscan la piedra filosofal para recuperar los cuerpos que perdieron al intentar revivir a su madre usando alquimia.

Cuando todos decían que el género shonen era cuestión de chicos, Hiromu Arakawa demostró que las mujeres merecían un espacio en el medio creando uno de los mejores anime jamás hechos. FMA rechaza mucho de los tropos más clásicos y se atreve a narrar una apasionante historia con temas tan grandes como el imperialismo, el terrorismo, la purga racial o la ciencia que juega a ser dios. Y todo eso narrado entre grandes batallas y escenas de acción. Está en Netflix, corre.

 

  1. Death Note (Tsugumi Ōba):

Un estudiante encuentra una libreta con la que puede matar a quien sea con solo escribir su nombre en ella y decide usarla para convertirse en el dios del nuevo mundo.

Death Note es una de esas series que incluso los que no están muy metidos en el mundo del anime han visto. Presenta la lucha de dos de las mentes más grandes de la humanidad y la lucha no entre en bien y el mal sino entre dos formas de justicia que se atraen y repelen sin parar. En Netflix también, junto a su horrible adaptación americana.

  1. Monster (Naoki Urasawa):

Tenma, un médico japonés residente en la Alemania post muro de Berlín le salva la vida a un niño que al crecer se convierte en un asesino serial y líder de un culto neonazi. Ahora Tenma debe emprender un descenso a los infiernos para confrontar al monstruo que creó.

Naoki Urasawa es considerado por muchos como el mejor escritor de manga moderno. Y no por falta de razones. Toda su obra rebosa excelencia y Monster tiene unas formas tan universales que puede ser disfrutada por cualquier adulto de cualquier parte del mundo.

  1. Cowboy Bebop ( Shinichiro Watanabe):

Transcurre el año 2071. La tripulación de la nave BEBOP, inicialmente compuesta por Spike Spiegel y Jet Black, viaja por todo el Sistema Solar en busca de recompensas.

Western futurista de ciencia ficción al ritmo del jazz. Una de las series más importantes de la historia de la animación japonesa. En medio de sus escenas de acción, peleas trepidantes y espectáculos audiovisuales, Cowboy Bepob explora temas explora temas filosóficos como el existencialismo y su vacío, la soledad y las influencias del pasado.

See you Space Cowboy…

  1. Neon Genesis Evangelion (Hideaki Anno):

Tres adolescentes tienen que pilotar robots humanoides gigantes llamados EVA con el fin de combatir a los ángeles, alienígenas cuyo objetivo incierto amenaza la humanidad.

Evangelion es una serie densa. Quizá la más densa que hay. Debajo de la fachada de anime de género mecha se encuentra un estudio exhaustivo de la psique humana. Hideaki Ano escribió NGE como catalizador de su depresión y el resultado es una serie que explora, mediante muchas referencias al cristianismo y judaísmo; la depresión, la soledad, la búsqueda de la identidad, el despertar sexual, la depresión, el suicidio y un sinfín de temas más. Terminó hace 22 años pero la gente aún debate su significado. Así va.

  1. Berserk (Kentaro Miura):

Historia ambientada en una época medieval con tintes de la Europa medieval, en el cual se cuenta la historia de Guts, un mercenario huérfano que acompañado del elfo Puck, caza demonios llamados «Apóstoles».

Ver la fantasia medieval épica desde la perspectiva japonesa es cuando menos interesante. Berserk hace un excelente sincretismo entre la ambientación del medioevo europeo y el japonés. Con un estilo sumamente detallado, Berserk es una historia llena de monstruos, magia, demonios, sangre, tripas y violencia. Mucha violencia.

  1. Toradora (Yuyuko Takemiya):

Ryuji, un amable chico con fama de peligroso por su mirada de gánster, tiene un encuentro poco amigable con Taiga, la mal llamada “Tigre compacto” por su baja estatura y mal carácter. Entonces ambos descubren que tienen algo en común: están en lo más profundo de la friendzone.

Este anime no le da más vueltas de las necesarias a las cosas. Es un perfecto ejemplo de las adaptaciones de novelas ligeras siendo una historia de amor cheesy y cómica que jamás pierde ese sentido japonés de ver las relaciones amorosas y de amistad.

Comentarios

Comentarios