Orson Welles fue un director, productor, guionista y actor estadounidense, que a pesar de la fama actual de muchas de sus películas y su importancia dentro del cine moderno, en su época no tuvo el éxito que uno pudiera imaginar.

Welles, considerado un niño prodigio, inicia su carrera como actor a los 16 años en Dublín, y tan solo 5 años después como director y actor en los teatros de Nueva York, formando parte de diversas piezas teatrales, algunas de las cuales, más adelante adaptó a películas, siendo una de las más interesantes Campanadas a Medianoche (1965). Es su carrera en el mundo del teatro, la que le permitió formar parte del elenco de sus propias películas, reservándose casi siempre el papel estelar.

Desde 1936, a la vez que ejercía como actor, comenzó a trabajar en la radio como escritor, director, actor y productor de programas por los cuales no solían darle el crédito, pero no fue hasta su dramatización de la obra Guerra de los Mundos de H.G.Wells en 1938, que alcanzó el reconocimiento que lo haría llegar a las esferas de Hollywood, donde fue contratado al año siguiente por RKO Radio Pictures, que le dio total libertad creativa. Así fue como nació su primera película, El Ciudadano Kane (1941), un clásico que sigue siendo visitado por la escuela del cine mundial, pero que significó uno de las primeras películas, en una larga lista de fracasos comerciales.

De las cintas que realizó y que le modificaron, se tiene que mencionar sus obras, La Dama de Shangai (1947) y Sed de Mal (1958), las cuales también son vistas como hitos dentro de la historia del cine. Por otro lado se encuentra el mítico intento por hacer una película basándose en el clásico de Cervantes, Don Quijote, donde pretendía, inicialmente, situar a los personajes del libro en el mundo contemporáneo, y de la cual sólo se pueden ver los primeros y únicos 45 minutos de película, liberados en el año 1986.

No cabe duda que Orson Welles fue un hombre talentoso, y que aún con sus tropiezos, aportó con su inmenso grano de arena al mundo audiovisual, que sin él, al día de hoy, podría no ser el mismo.

Comentarios

Comentarios