De pronto siempre supimos que estábamos en una simulación de país desarrollado, al estar sumergido en una crisis desde que teníamos edad para recordar, pero del que quisimos hacernos los tontos porque “igual que cómodo”. Donde el cuidado del niño, niña y adolescente, hacía agua por parte de un instrumento del Estado que hacía agua hace rato.

Chicos y chicas que buscaban refugio en un sistema que debía protegerlos del horror, y que adentro vivieron algo peor que el mismo infierno. Aquí hay crónicas detalladas desde la historia judicial y de vida de aquellas almas que el Servicio Nacional de Menores cambió radicalmente. Torturas que se gestaron bajo la absurda patraña política de “los niños primero”, tan buena para captar votos. Historias de familias separadas por adopciones irregulares, o la orfandad en que se rodeó Lissette Villa durante su vida y previo a su deceso, o el ignorado grito de auxilio de Daniel Ballesteros ante las amenazas de un grupo de internos del entonces nuevo centro penitenciario, o la investigación de los lugares a donde iban a parar las niñas embarazadas producto de una violación en el seno de la familia (Reportaje de la entonces revista Paula “Residencias para madres adolescentes”, previamente censurado por la justicia).

Estas crónicas de la periodista Carolina Rojas ponen el foco en lo pendiente que ha sido la infancia en la discusión nacional. Un libro escrito y reporteado con los testigos principales del criminal estado de abandono en que los ha sumergido el estado chileno. Aquel que los ha transformado en número ante la neoliberal administración de los ingenieros comerciales de siempre, que por cuidar las apariencias, son capaces de esconderlos bajo la alfombra.

“Abandonados. Vida y muerte al interior del SENAME”  de Carolina Rojas, es de EDICIONES B. Edición digital, mayo de 2020. Encúentralo AQUÍ

Humberto Fuentes #TheLibroShow

Comentarios

Comentarios