Los Sonámbulos, la más reciente película de la actriz y directora argentina Paula Hernández, se encuentra preseleccionada para el galardón de Mejor Película Internacional, para la edición número 93 de los Premios Óscar. En este espacio haremos una disección de este producto audiovisual, para descubrir, sus pros, sus contras, y si en realidad tiene lo necesario para competir por una estatuilla dorada, y más aún para ganarla.

Esta historia narra la vida de Luisa y su familia, quienes como el título mismo de la cinta nos revela, padecen sonambulismo. La temática de este drama, se va por el camino de ciertos tipos de tramas que comienzan de manera lenta, queriendo parecerse más a la vida real, no con la fórmula típica de la ficción que conocemos, lo que es tener un objetivo claro, identificable al instante, para así, ir transitando en pos de este. Luisa (Erika Rivas), parece no tener un objetivo claro hasta cierto punto de la historia.

Pues mientras tanto, conocemos a los personajes secundarios, para identificar esta dinámica familiar que nos presenta la realizadora, y poder jugar, para hacernos un juicio, con lo que probablemente pasará. La película se tarda en esto hasta el minuto 35, o hasta 40, para llevarnos al grano. Porque si bien, soy fan de las tramas que de cierta manera se escapan de lo preestablecido, creo que hay que manejar esto con mucho cuidado, para tampoco exagerar, o saturarlo con información innecesaria, ya sea argumental o visualmente.

El punto más alto de esta cinta, es sin duda las actuaciones. Erika Rivas, como siempre espectacular, Marilú Marini, diosa y maestra, y, por último, destacable las participaciones de los actores más jóvenes, como Ornella D’ Elia y Rafael Federman quienes, de hecho, compiten por el galardón de mejor interprete revelación para los Premios Sur, por esta película. Luis Ziembrowski y Daniel Hendler no son grandiosos, pero cumplen con su trabajo.

El guion intenta demasiado, y en cierto modo, cumple de manera magistral lo que quiere comunicar, pero no veo que sirva para nada el concepto de la condición que están presentando en la película, en este caso el sonambulismo; no veo relevancia alguna para lo que en síntesis es la resolución de este conflicto que vemos suceder en la historia, creo que se hubiera podido manejar de mejor manera la narrativa si se hubiera omitido esta condición familiar, para explorar más las relaciones, entre los personajes de Luisa, Alejo y Ana. Creo que hubiera sido muy interesante llegar a los extremos con estos personajes.

Todos tenemos una óptica diferente, como espectadores, y más aún como realizadores. Finalmente, respecto a si esta película tiene probabilidades de ganar el Óscar, yo voto por un rotundo NO. Por Argentina yo hubiera preferido un millón de veces a “El robo del siglo”. Sin embargo, aunque hubiese sido esta la representante, creo que tampoco ganaría. Pues lastimosamente, la industria de Hollywood, ya no es lo que era antes, cuando “El secreto de sus ojos” de Juan José Campanella, ganó el premio a Mejor Película Extranjera, pero pues, de eso, una década entera ha pasado, con nuevas ópticas y nuevos objetivos.

Sin más aquí te dejo con el tráiler de Los Sonámbulos.

Comentarios

Comentarios