Luis Buñuel (1900-1983) es un icónico cineasta del movimiento surrealista que nació en España pero tras la guerra civil española se nacionalizó mexicano. Un trotamundos, que tuvo la fortuna de conocer a grandes artistas como Salvador Dalí y Federico García Lorca. Durante su estancia en París conoció al grupo surrealista liderado por André Breton, por lo que sus ansias de filmar y adentrarse en el mundo del séptimo arte se intensificaron aún más.

Es así como empieza a escribir poemarios, guiones y trabajar en su primer y más famoso cortometraje Un perro andaluz (1929). Desde ahí que su trayectoria fílmica fue en subida,  filmando luego otro corto llamado La edad de oro (1930) para después viajar a América y tener la oportunidad de conocer la cultura mexicana y realizar películas con temáticas sociales propias de la época pero siempre con el factor surrealista de fondo. La marca de su estilo artístico.

Los olvidados (1950) fue su primera película realizada en México y con la cual se consolidó como cineasta, siendo reconocido y premiado en el festival de Cannes por su brillante representación de la pobreza y las clases sociales de un país desigual.

Buñuel es el referente de un cine en blanco y negro sumamente poético, metafórico y realista a la vez. Su obra nos adentra en espacios crudos, grotescos y sin sentido que, a su vez, representan de manera crónica la crisis social de un mundo marginado y dominado por un poder desconsolador. Lleno de simbolismos que nos hacen re pensar sus significados y que, como todo surrealista, navega por el subconsciente para graficar su problemática, teniendo en cuenta imagen, narrativa y movimiento.

Aquí va una selección de imágenes de sus trabajos

Un perro andaluz (1929) Surrealismo entre imágenes de sueños que Buñuel y Dalí tienen y traspasan la barrera de la inconsciencia. Se transforman entonces en un cortometraje de culto.

 

La edad de oro (1930) Unos bandidos descubren a un grupo de arzobispos rezando en un despeñadero. La fundación de la Imperial Roma, celebrada en el sitio donde rezaban los obispos, se ve interrumpida por los asuntos amorosos de una pareja que es separada. El hombre es conducido a la cárcel pero logra escapar y se refugia en casa de su amante. Durante una fiesta, la pareja intenta consumar su amor sin lograrlo. Finalmente, los sobrevivientes de una orgía, entre los que se encuentra el duque de Blangis, salen del castillo de Selliny.

 

Los olvidados (1950) El Jaibo es un adolescente que huye de un reformatorio para volver a su antiguo barrio. Unos días después de su llegada, Jaibo mata, en presencia de su amigo Pedro, al chico que supuestamente tuvo la culpa de que lo enviaran al reformatorio. A partir de entonces, los destinos de Pedro y el Jaibo estarán trágicamente entrelazados.

 

La ilusión viaja en tranvía (1954) Caireles y Tarrajas descubren que el tranvía 133, en el que se han pasado su vida trabajando, va a finiquitar sus servicios de tren. Ambos se emborrachan para consolarse y en este estado deciden robarlo. Tras una noche en la que dan servicio a distintos pasajeros, deciden devolverlo durante la mañana, pero un antiguo inspector quiere delatar su falta.

 

Viridiana (1961) Don Jaime vive solitario y en las afueras de la ciudad, en su hacienda, desde que murió su mujer, lo cual ocurrió el mismo día de su casamiento. Un día recibe la visita de su sobrina Viridiana, novicia en un convento, en la cual encuentra un gran parecido con su esposa.

 

Un ángel exterminador (1962) Los invitados de una elegante cena se ven imposibilitados de dejar la habitación en donde se encuentran. Tras correr las horas todo se volverá caótico y alucinatorio.

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Comentarios