Thelma Schoonmaker, la mente detrás de la filmografía de Martin Scorsese

Mujeres inspiradoras: la destacada editora cinematográfica estadounidense, que a lo largo de su carrera ha ganado tres Premios Óscar.

Cuando se le preguntó cómo una linda dama como ella podía editar películas tan violentas, Thelma replicó: “Esas películas no eran violentas hasta que yo las edité”.

En una época donde abundan áreas dominadas por el género masculino como lo es el cine, en el cual además el equipo técnico detrás de las producciones cinematográficas muchas veces no se lleva el reconocimiento merecido por su trabajo, la editora y ganadora de tres premios de la academia, Thelma Schoonmaker, ha logrado convertirse en una de las mujeres más respetadas en la industria. Ha acompañado al aclamado director Martin Scorsese desde los inicios de su carrera y durante más de cincuenta años, encargándose de la edición de gran parte de sus películas.   

Nacida en Argelia, se mudó con su familia a los Estados Unidos en su adolescencia, donde tuvo su primer contacto con la que sería su vocación de vida: Un anuncio en el periódico New York Times de una oportunidad de trabajo como editor audiovisual. Más adelante, entusiasmada por la carrera de las artes y reconociendo su talento nato, asistió a un curso de cine en la Universidad de Nueva York, donde conoció al en ese entonces joven Scorsese, con el cual realizaría su primera cinta: “Who’s That Knocking at My Door” de 1967.  

Su primera nominación a los premios Oscar la obtuvo tan solo tres años después gracias a su trabajo en el documental “Woodstock” (1970), acerca del emblemático festival de música del mismo nombre llevado a cabo en los Estados Unidos. A pesar de lograr importantes méritos en su corta trayectoria tuvieron que pasar diez años para que volviese a trabajar con su viejo amigo Martin.  

“Lo que pasó desafortunadamente es que cuando nos encontramos en Hollywood durante Woodstock yo no podía trabajar con él porque no era parte de The Union (asociación encargada de reunir y certificar editores), ya que adquirir la membresía necesaria tomaba por lo menos 5 años de experiencia en trabajos específicos en la industria para luego empezar a editar” declara Thelma en 2011 para el canal DP/30: The Oral History Of Hollywood  

Para ayudarla, Scorsese movió sus influencias y pidió a los productores acelerar la adquisición de dicha membresía. Una vez logrado esto, en 1980 la dupla por fin iba a volver a colaborar en su segundo filme juntos, el cual sería nada menos que “Ragin Bull” (1980) cinta que no solo le otorgó a Thelma su segunda nominación, sino también su primer galardón en la categoría de mejor edición. A este premio le seguiría otros dos más por las cintas “El aviador” (2004) y “Los infiltrados” (2006)

A partir de ese momento, ambos continuaron trabajando juntos durante casi 30 años, desde “Ragin Bull” (1980) hasta “El Irlandés” (2019), su trabajo ha otorgado algunos de los clásicos más memorables del cine. La vertiginosa técnica de edición que ha desarrollado se ha convertido en su marca personal, influenciando en películas de grandes exponentes como Guy Ritchie, Paul Thomas Anderson y David O’ Russel, consolidando un estilo en el cine de género sobre el mundo criminal. 

“Hoy en día hay muchas personas haciendo películas que la audiencia no cree, que es justo por lo que las películas que hacemos incomodan a las personas a veces, creo que es porque ellos no quieren sentir ciertas cosas.” 

“Alguien me comentó una vez que su técnica de edición era hacer un corte cada tres segundos y que el director con el que trabajaba le preguntó por qué hacía eso, y bueno eso mismo le pregunté yo, ¿por qué demonios tendrías que hacer un corte cada tres segundo? si cada plano tiene su propia…vida. Tienes que aprender cómo darle vida.” 

Comparte esta nota en tus redes

Más Mundo Películas