La última (Esperemos que no) película de Clint Eastwood nos muestra a Earl, un florista venido a menos que enfrenta la bancarrota, el fracaso familiar, y una decisión para obtener dinero que lo llevará hacia un camino de perdición y redención.

En el 2014, un hombre de 90 años fue detenido en el estado de Detroit con un cargamento de más de 300 kilos de cocaína. El origen de la droga era el “Cartel de Sinaloa”, y su jefe directo “El Chapo” Guzman, uno de los hombres más buscados en el mundo, peligroso narcotraficante. La labor de de este conductor era de “Mula” o “Burrero”, encargado del traslado de la droga desde un punto de Estados Unidos a otro, pasando desapercibido ante la D.E.A. y policía local. Más de 15 millones de dólares en drogas, armas, y otros elementos fueron detectados por la policía, y la Mula recibió pagos por más de cien mil dólares.

- Publicidad -

Clint Eastwood, basado en esta intrigante historia, escribe y dirige “La Mula”, basada en el caso expuesto anteriormente. Asumiendo el rol de Earl, un florista cuyo centro de vida fue la buena mesa, los amigos y las competencias de flores. Ahora, enfrentado a la senectud, las rencillas familiares, y su abandono, comienza un camino hacia recuperar su familia, su vida, y sus lujos. El diablo o la buena suerte se unen para mostrar a un Clint Eastwood gozador, un “tata” feliz, el cual no parecería tener 90 años y enfrentar el reto de dirigir, escribir y actuar en esta película, o de convertirse en la mejor mula.

Y se ve feliz, cumpliendo una de las labores más peligrosas, ser una mula para el cartel de droga. Más allá de las expectativas que genera este protagónico (volviendo después de “Gran Torino” en un filme de su autoría), lo sorprendente de la cinta es ver una frescura y tensiones pocas veces vistas en la obra del director norteamericano. El juego con la música country, su rol como veterano de guerra, y un país entregado al poder del narcotráfico es una de las claves de la película.

En sí misma, “The Mule” es una representación de la caída libre que enfrenta la vida norteamericana, cuyos padres y abuelos fundadores sufren con los nuevos tiempos, los inmigrantes, las grupos LGBTQ, y la tecnología. El fin último de esta película es lograr adentrarnos a la crisis interna de la moral americana, esa donde lo único que importa es que, ante todos los medios lograr un financiamiento o ganancia, a todo costo, incluyendo familia, moralidad y amor.

La película, del año 2018, cuenta además con las actuaciones de Bradley Cooper y Michael Peña como agentes de la D.E.A., los cuales complementan el relato desde la perspectiva policial. Pongan atención al rol de Andy Garcia y en especial a los roles latinos, los cuales lograr construir una estética de enfrentamiento cultural exquisito, que le entrega el toque picante y de humor a este drama humano. “The Mule” es una de las películas necesarias en una cartelera que necesita esta frescura de Eastwood. Simple, directa, y exquisita. A este director le viene bien dirigir en carretera, una que ya conoce bastante.

  • “The Mule”
  • 2018
  • Elenco: Clint Eastwood, Michael Peña, Bradley Cooper
  • Dirección: Clint Eastwood
  • Duracion: 115 minutos

Reseña por Orlando Cisterna

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -