Un hombre está al borde del abismo, todos le conocen como el “borrachin” y el pobre hace justicia a semejante ofensa. Pero debajo de toda esa miseria, yace uno de los mejores disparadores del viejo oeste.

Sin embargo, ha pasado bastante tiempo desde que nuestro protagonista ha tomado una pistola, eso es, hasta que se encuentra con un extraño vendedor de edad mayor llamado Henry J. Fate. Para los que se saben su inglés, el apellido no es una coincidencia, y es que resulta el señor se trae algo con el destino.

Eventualmente tras tomar la pistola y darle su merecido a un bravucón del pueblo, no en una forma letal, sino más bien en forma de un disparo en la mano – nuestro héroe termina involucrado en un duelo del cual solo el mejor disparador podrá salir airoso, o… ¿tal vez no?

Resultado de imagen para mr denton on doomsday twilight zone rod serling

El Destino puede ser bondadoso…

Al igual que la historia anterior, el “giro inesperado” no es precisamente de lo más asombroso. Lo más interesante resulta que es uno de los pocos capítulos de la historia en usar el ojo al inicio del opening y que la música está compuesta más de Russian folk que de música western.

La realidad es que a medida que uno ve el episodio, no se puede evitar tener la sensación de que esto es una especie de capítulo de relleno. Según cuenta la historia, cuando el episodio llevaba por nombre “Destry, Mr. Death and Mr. Dingle,” el mismo iba a tener un tono cómico en vez de melancólico. Lo cual hubiera sido perfecto, en especial cuando Blazing Saddles terminó parodiando dicho conflicto con el personaje de Gene Wilder, y a muchos nos sacó a carcajadas.

En fin, dicho tono aún se puede sentir a través de la historia, aunque como al final no se fueron por dicha vertiente, el resultado no es tan satisfactorio y el mensaje se puede fácilmente perder en medio de una premisa poca desarrollada. ¿Era algo así como que el destino, quién quita o da vida, decidió que nuestros dos pistoleros al final salieran vivos; pero también cabe la posibilidad de que el destino también pueda dar un final más fatídico y entonces lo mejor no es jugársela? La ambición se siente, pero un poco más de tiempo hubiera sido mejor.

Comentarios

Comentarios