La polémica del anuncio publicitario de X-Men: Apocalipsis ya tienen sus días. En el anuncio se veía al villano ahorcando a una de las protagonistas. En las redes saltaron las alarmas, un lado de la discusión decía que esto era machista y el otro lado decía que no, que era un villano así que era normal. En el mundo del comic se dio otro caso parecido, cuando una portada de Batgirl recordaba a la violación que había sufrido a manos del Joker en La broma asesina. Misma discusión. Este fenómeno se ha repetido muchas veces, y el patrón parece ser el mismo. Obviamente los villanos comenten actos atroces, pero cuando lo hacen contra las mujeres suelen ser humillantes y particularmente crueles. Cuando son los hombres quienes las sufren nos queda claro lo valientes y heroicos que son. Y de ahí el origen de las críticas.

El termino “Mujer en el refrigerador” fue acuñado en 1999 por Gail Simone, escritora de comics que, cansada de ver como las mujeres eran tratadas en su medio, decidió crear una web que recopilara cuando una mujer era asesinada o violada con el fin de desarrollar la historia. Dicho termino hace alusión a Alex DeWitt, la novia del segundo Linterna Verde, quien fue asesinada, desmembrada y metida al refrigerador sin ningún motivo aparte de desarrollar a Linterna Verde como personaje. A Alex cientos de personajes dentro y fuera del comic se le han sumado. Gwen Stacy, Barbara Gordon, Jane Grey, la esposa e hija de Magneto, María Stark, la madre de Tony Stark; Louisa Lane. Alejándose de las adaptaciones de comics el cine y la televisión está llena de mujeres en el refigerador. Jane Margolis y Andrea, de Breaking Bad; Shay en Chicago Fire, Elena Cardenas, de Daredevil.  Game of Trhones utiliza este tropo de manera exagerada. Ygritte, usada como recurso para desarrollar a Jon Snow. Johnana Lannister, muerta en el parto de Tyrion. Elia Martell, brutalmente asesinada y violada. Shae, asesinada por el hombre que más la amó.

- Publicidad -

En el cine tenemos a todas las chicas Bond asesinadas luego de una noche de pasión. La novia de Jason Bourne, asesinada para desarrollar la historia. Trinity de Matrix quien muere como motivación para Neo. La trama entera de Taken está construida sobre varias mujeres en el refrigerador.

Muchas veces estos personajes tienen profundidad y relevancia y existen más allá de lo que otro personaje masculino pueda interferir, como Andrea de Breaking Bad. Quien tiene una familia, un trabajo, unos problemas que la hacen un personaje rico y bien desarrollado, que muere por nada. Solo como para motivar un cambio en, este caso, Jesse Pinkman. Pero otras veces las mujeres en el refrigerador, justo como Alex DeWitt, existen única y exclusivamente para morir, para sufrir, para ser violadas, y así darle una motivación al protagonista y hacer avanzar la trama. Como Jane Margolis, cuya muerte representa un punto de inflexión tanto para Walter como para Jesse.

Si bien también hay hombres que padecen este fenómeno, es innegable que las mujeres llevan las de perder.  Hay un problema sistemático de violencia gratuita hacia las mujeres en los medios. Naturalmente, hay veces que la historia lo demanda; todos sabemos la clase de mundo que hay en Game of Thrones, pero los autores, los directores, los guionistas parecen estar más dispuestos a poner a mujeres en situaciones violentas y en una posición de sumisión y humillación de lo que deberían. Quizá deberían analizar mas las criticas en vez de desecharlas con un “Qué exageradas”.

Comentarios

Comentarios

- Publicidad -