Un piloto de las fuerzas aéreas británicas se encuentra perdido en lo alto en un momento en la historia donde, perderse es precisamente lo mejor no solo para un aviador, pero para cualquier persona.

No obstante, su vida no corre tanto peligro como si está a punto de volverse un poco más interesante. Resulta que nuestro hombre está a punto de dar un salto en el tiempo, volándose no solo una, pero dos Guerras Mundiales.

Aterrizando en una base francesa controlada por Americanos, la mayoría de la historia juega con el conflicto entre un viajero del pasado, y las personas del futuro (¿o es presente?).

Salvando una vida

Tras adaptar varias historias de Richard Matheson, el escritor finalmente tiene la oportunidad de sumarse a la serie que le brindó tanta visibilidad a una audiencia mayor que hasta el día de hoy le conocen por esta serie.

Esto es uno de los capítulos donde no hay ninguna lección o moral, sino es puro entretenimiento. La historia de este hombre que se ve perdido en el tiempo, y eventualmente se da cuenta que debe regresar devuelta para salvar a su compañero, que años más tarde se convertiría en un héroe, por lo que salvarle técnicamente le convertiría a él en lo mismo.

Historias como estas en la serie tienen su encanto, pues la audiencia realmente no sabe qué esperar. Al principio pensé que había sido transportado al futuro para impedir algo, pero al final nos enteramos que era más para darse cuenta de algo. Recordemos que Decker pensó que Mackaye estaba perdido y si no se enteraba de que ese no era el caso, tal vez su compañero habría fallecido. So, de esta forma, el capítulo juega un poco con los avisos del futuro, sin la necesidad de enviarnos un flash.

Comentarios

Comentarios