Sue Randall and Don Dubbins in The Twilight Zone (1959)

Tres astronautas del futuro terminan varados en un planeta extraño. Ya con eso el lector, y la audiencia, tienen suficiente para darles riendas sueltas a su imaginación. Y teniendo en cuenta que estamos en La Dimensión Desconocida, la imaginación se traduce en un extraño lugar con dos soles y en donde todo el mundo parece estar congelados. Posicionados de diferentes formas y vestidos de formas propias de la década de los 40-50s, los viajeros del futuro están más allá que confundidos.

En medio de su expedición, se encuentran con la primera persona viva. Un anciano de apellido Wickwire, bien jocoso y vivaz, le explica su situación: aparentemente el planeta es una especie de cementerio. Y gran parte de los cuerpos allí presentes están muertos.

¿Westworld, eres tú?

Otro de los tantos episodios que hacen uso de escenas o herramientas del clásico Forbidden Planet – este episodio como tantos otros es uno más de entretenimiento, y menos de reflexión.

Dicho esto, episodios como este dejan ver la gran imaginación de sus creadores, tomando esta idea de nostalgia a niveles extremos. Estas personas no desean ser enterrados ni cremados, sino llevados a un lugar alejados de la tierra para descansar en paz, haciendo lo que siempre disfrutaban. Este apego casi enfermizo a las cosas es algo parece ser menos ficción y más cercano a la realidad. ¿Cuánto tiempo falta para que ocurra? Sino es que ya está pasando.

Comentarios

Comentarios