A medida que nos acercamos al final de la primera temporada, y por ende, el final de esta serie – los giros que tantos amamos y nos sorprenden se intensifican a medidas que sola una serie como la Dimensión Desconocida es capaz de lograr. Viajes hacia universos alternos o la tierra misma, doppelgangers y más.

Dewey Martin in The Twilight Zone (1959)

La carrera especial es inminente, y los Estados Unidos tratan de llegar al espacio. La base espacial lanza un cohete al espacio, y todo parece salir bien, hasta que de repente la nave desaparece del radar.

Siguiente plano, vemos a tres sobrevivientes de la tripulación. Cuatro, sin contamos al moribundo. Pero la suerte de éste último llega rápido, mientras los hombres empiezan a desesperarse y el caos comienza a imperar.

Uno de ellos eventualmente golpea hasta casi la muerte a otro, quien una vez encontrado en medio de la nada por el capitán, dibuja lo que parece ser una metralleta o algo por el estilo. Sin embargo, antes de decir qué es, el hombre de nombre Corey termina su trabajo y le mata a él y eventualmente a su jefe. ¿Qué ocurrirá ahora?

Un giro inesperado

Filmado en el Valle de la Muerte en California (el segundo luego de Walking Distance), la historia está basada en una conversación en una fiesta donde una señora de nombre Madelon Champion planteó la idea de tres hombres perdidos en medio de la nada. Al principio Serling contaba con un sin número de historia geniales, pero el giro al final tendría el mayor efecto en él. Un giro que se repetiría una vez más en el clásico de Ciencia Ficción, El Planeta de los Simios donde los humanos se dan cuenta al final que siempre estuvieron en el planeta tierra. Y años más tarde en la polarizante The Village de M. Night Shyamalan.

Como todos los buenos episodios o películas basadas en el subgénero del thriller y horror conocido como Survival, la historia juega con la moral y bajos instintos que muchos de nosotros tenemos y salen a relucir bien claramente en medio de los momentos más desesperados. ¿Y para qué? Si es cierto que sin compartir con los demás, Corey iba aguantar varios días más, no es menos ciertos que si no venían a rescatarle terminaría muriendo igual. Y ahora con el giro, en dónde al final nunca salió de la tierra, se encuentra con este momento tan brutalmente irónico con respecto a su suerte, ya que, por un lado nunca salió de la tierra y está cerca de su hogar probablemente; pero nunca podrá ver este hogar porque cuando se enteren de lo que hizo, terminará encarcelado… o peor.

A eso le agregas el hecho de que su amigo al final estuvo tratando de ayudarles, y en su egoísmo no pudo ver más allá de sí mismo y terminó haciendo lo opuesto a lo que se proponía – en vez de salvarse, ahora había puesto las esposas en sus muñecas.

La moraleja es, antes de actuar compulsivamente, tal vez deberíamos ver todos los planes y demás. Antes de arrojar la toalla, debemos pensar más allá del pesimismo, porque a veces, la respuesta está literalmente frente a nosotros.

Comentarios

Comentarios